Marc Madiot

El gerente de Groupama-FDJ, Marc Madiot, ha expresado su «sorpresa» y su «enorme decepción» por la confesión de Georg Preidler sobre la extracción de sangre para una posible transfusión.

Como la evidencia de dopaje sanguíneo fue descubierta por investigadores de la Operación Aderlass de la policía austriaca, Preidler confesó a las autoridades el domingo y le envió un correo electrónico a Madiot para decirle que iba a renunciar al equipo con efecto inmediato.

En una entrevista con el periódico Kronen Zeiting en Austria, Preidler afirmó que le habían extraído sangre, pero insistió en que no lo había vuelto a inyectar, reconociendo que la «intención de hacer fraude» era una violación de las reglas en sí misma.

«Fue con sorpresa y decepción cuando me enteré de las noticias relacionadas con Georg Preidler, a través de un correo electrónico que nos envió ayer», dijo Madiot, según el periódico francés Ouest France.

«En su correo electrónico, Georg me informó de su renuncia con efecto inmediato, que ratifiqué de inmediato. Georg ya no forma parte de nuestro equipo a partir de ayer.”

«Es una gran decepción, porque confiaba mucho en ese corredor. Desafortunadamente, esa confianza fue traicionada. Ese es uno de los peligros en la vida de un equipo y en la vida en general. Espero que pueda aprender de sus errores y se comprometa plenamente a arrojar una luz sobre este asunto».

La confesión de Preidler se produjo justo después de que otro ciclista profesional, su compañero austriaco Stefan Denifl, hubiera sido implicado en la Operación Aderlass. La investigación, que se centra principalmente en los esquiadores nórdicos, y en especial al Dr. Mark Schmidt, luego de que se descubrieron 40 bolsas de sangre en un garaje en Erfurt, Alemania.

Schmidt fue médico en los equipos ciclistas de Gerolsteiner y Milram. Bernard Kohl lo acusó de dopaje cuando el corredor austriaco fue capturado en 2008, pero fue absuelto después de un juicio.

Los problemas del ciclismo con el dopaje están bien documentados, con la imagen de muchos de los corredores más exitosos del deporte empañadas, incluido el actual campeón del mundo Alejandro Valverde. Se suponía que la introducción del pasaporte biológico, que controlaba los valores sanguíneos a lo largo del tiempo, representaría un gran progreso en la lucha contra el dopaje, pero los hechos en la Operación Aderlass seguramente intensificarán las dudas sobre su efectividad.

Madiot, un retirado ciclista profesional que ha dirigido al FDJ desde su inicio en 1997, describió el caso Preidler como un recordatorio de que la lucha contra el dopaje en el ciclismo está lejos de ser ganada.

«La situación actual confirma una vez más que debemos permanecer vigilantes, involucrados, y eso es lo que estamos tratando de hacer con modestia en este equipo. Vamos a continuar de esta manera y, como dijo el presidente del MPCC, Roger Legeay, siempre hay que mantener los ojos abiertos. Eso implica un compromiso continuo y permanente de los equipos y las autoridades en la lucha contra el dopaje», dijo.

«Confío en que las autoridades lideren esta lucha. Ya hemos avanzado mucho, pero, evidentemente, aún queda mucho por hacer. Eso sucederá en los próximos años, en cualquier caso, ese es mi mayor deseo».