Remco Evenepoel

El belga Remco Evenepoel regalo una increíble actuación en la carrera de ruta Junior Masculino en los mundiales y muchos ya lo llaman el nuevo Eddy Merckx.

El joven ciclista superó un accidente a mitad de carrera, un cambio lento de rueda, una larga persecución y atacar para irse en solitario y conseguir ganar el título mundial de ruta juvenil en el Campeonato Mundial en Innsbruck.

Nadie ha ganado tanto el título mundial de contrarreloj júnior Masculino y, a los pocos días, el título mundial júnior de Ruta. Nadie lo ha hecho de manera espectacular después de perder más de dos minutos en un accidente. Y nadie, ni siquiera el joven Eddy Merckx, mostró los mismos talentos y esa aparente madurez con tan solo 18 años de edad.

Evenepoel es naturalmente seguro, pero también estaba ansioso por celebrar su título mundial con sus compañeros belgas en McDonalds el domingo por la noche. Se frotó descaradamente la barbilla como un símbolo de la barba de una cabra antes de llegar al final de la carrera y sosteniendo su bicicleta en la línea de meta. Iba imitando a las estrellas del fútbol Lionel Messi y Christian Ronaldo, quienes se autodenominan ser el G.O.A.T. -El mejor de todos los tiempos.

Parecía lleno de valentía, pero fue más modesto después de la carrera y reveló que era simplemente un gesto para un amigo que lo veía en la televisión.

«No soy un campeón, todavía soy un junior. Los verdaderos campeones son los mejores entre los profesionales. Todavía tengo un largo camino por recorrer», dijo Evenepoel mientras reflexionaba sobre lo que había logrado y cómo su vida cambiará como doble campeón del mundo belga.

«Las leyendas reales son tipos como Eddy Merckx y Alberto Contador. Me preparé para esto lo más profesionalmente posible, pero estaba lejos de ser perfecto. Soy un campeón mundial ahora, pero no soy un campeón de por vida. No soy el nuevo Merckx. No he ganado un título mundial como ciclista profesional y no he ganado el Tour de Francia. Estoy lejos de ser el nuevo Merckx, solo soy el nuevo Remco Evenepoel”.

Evenepoel parece capaz de lidiar naturalmente con las expectativas en sus jóvenes hombros. Él se enfoca en lograr lo que realmente quiere lograr.

«Tengo mis propias expectativas, y si logro mis expectativas, eso será lo suficientemente bueno para mí», dijo simplemente.

«No creo o me importa lo que la gente espera o quiere que logre. Tengo que enfocarme en mi propio camino. Lo que Quick-Step Floors quiere que logre es lo más importante. Tendrán metas y yo tengo metas; si podemos lograrlos juntos, será genial”.

Evenepoel correrá para Quick-Step Floors en el nivel WorldTour. Seguirá un modesto programa de carreras en 2019 y se enfocará en entrenar, desarrollar y aprender los trucos del oficio profesional de sus compañeros de equipo más viejos y más sabios. Él ya está siendo entrenado por el personal de Quick-Step Floors, que lo ayudó a encontrar un nuevo pico de forma para esta semana en Innsbruck.

«Solo he corrido un año y medio, todavía tengo que aprender mucho. Veremos qué le deparará el futuro. Quick-Step Floors será un buen primer paso para mí. Espero poder crecer en silencio con el equipo. Tengo confianza en ellos, y ellos en mí, así que supongo que será un buen futuro”.

Evenepoel no tiene miedo de volar demasiado cerca al sol y de quemarse en sus primeros años como lo han hecho otros prodigiosos talentos antes que él.

«Creo que demostré lo fuerte que soy mentalmente después del accidente», señaló, refiriéndose a su persecución y luego atacó con Marius Mayrhofer (Alemania), así como su último ataque individual y solitario hasta la meta en Innsbruck.

«Muchos corredores habrían dicho que su carrera había terminado, pero yo no soy así. Siempre quiero hacer lo mejor posible. Soy mentalmente fuerte porque he trabajado mucho. Será lo mismo en el futuro. Estoy esperando un descanso durante el invierno, pero luego estoy listo para un trabajo duro con los grandes”.