Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida)

Vincenzo Nibali dice que se siente «vacío» a los pocos días de iniciar la Vuelta a España y descartó repetir su victoria conseguida en la edición 2010.

El siciliano del Bahréin-Mérida se está recuperando de un accidente y una fractura de vertebra ocasionada por una caída en el Tour de Francia. Un fanático le hizo caer en el ascenso de Alpe d’Huez y se vio obligado a abandonar la carrera. A pesar de ello, Vincenzo Nibali inicio la Vuelta a España con solo 20 días de entrenamiento en sus piernas.

«No, no estoy enfermo. No me siento acabado. Simplemente, estoy vacío», dijo Nibali a La Gazzetta dello Sport cuando solo van tres etapas de la Vuelta a España.

«Pero realmente esto es lo que esperaba. No me gustó mi preparación de antemano”.

Perdió 4:04 minutos en la etapa dos con final en el Caminito del Rey. Los favoritos aceleraron, incluido el eventual ganador de la etapa Alejandro Valverde (Movistar Team), el nuevo líder de la carrera Michal Kwiatkowski (Team Sky) Nairo Quintana (Movistar Team) y Simon Yates (Mitchelton-Scott).

Nibali ganó la Vuelta a España en 2010,  ganando además el Giro de Italia en dos oportunidades y el Tour de Francia en 2014. Este año, ganó la Milán-San Remo con un ataque en solitario y se preparó toda la temporada para disputar el Tour de Francia.

La correa de una cámara de un fan o algo similar derribó a Nibali a solo cuatro kilómetros para coronar Alpe d’Huez.

Llegar a la Vuelta a España es «un milagro» teniendo en cuenta que no pudo entrenar durante dos semanas, y cuando lo hizo, no sintió fuerza en sus piernas.

«Para nosotros estar en la Vuelta con Vincenzo ya es una victoria», dijo el gerente general Brent Copeland. «Hace cuarenta días parecía imposible, que necesitaríamos un milagro».

Copeland y el equipo están pensando en denunciar por daños y perjuicios al organizador del Tour de Francia, ASO, por no proteger a los ciclistas estrellas. El equipo invirtió casi un año y mucho dinero en la preparación de Nibali para el Tour; todo terminó por la acción de un fan que estaba muy cerca de la acción. El Tour de este año tuvo varios incidentes donde los fanáticos golpearon a los ciclistas o afectaron las carreras con banderas y bengalas.

«Tiene que haber más protección de la organización para evitar esto en caso de que haya fanáticos borrachos que se vuelven locos», dijo Copeland a principios de este mes.

«Seguimos adelante con los abogados. Es el dinero del seguro o abriremos un caso sobre lo que sucedió”.

Nibali, de forma realista, buscará victorias de etapa para preparar su participación en el Campeonato Mundial dos semanas después de que termine la Vuelta. Otra victoria general en la Vuelta, al menos este año, no está en su mente.

«No puedo ganar, seamos realistas», explicó Nibali antes de la carrera. «Tengo un kilo extra en mí y estoy consiguiendo menos vatios. Han sido 20 días de entrenamiento que he tenido para esta carrera. No me preparé para la Vuelta. No pude.”

«Es como ir a la escuela sin haber estudiado para la prueba.”