Chris Froome

Las cicatrices y rasguños en la rodilla derecha de dos accidentes en el Giro de Italia permanecieron claramente visibles cuando Chris Froome calentaba después de la décima etapa.

Pero el británico disputo en una etapa difícil de principio a fin donde salió indemne y sintiéndose “mejor” que antes en el Giro de Italia.

Froome fue observado por una multitud inusualmente grande de tifosis y un número inusualmente pequeño de periodistas mientras hacía su habitual calentamiento después de la etapa, con la historia en desarrollo de Esteban Chaves (Mitchelton-Scott) cayendo en picado en la clasificación general atrayendo la mayor parte del la atención de los medios del Giro de Italia.

Después de las primeras nueve difíciles etapas, Froome sintió que el día más largo del Giro le había ido bien, a pesar de la intensidad de la carrera. “Mejor, mejor”, dijo en italiano mientras terminaba su calentamiento y se dirigía al autobús del equipo.

Hablando brevemente a los reporteros de antemano, Froome dijo: “Fue una etapa muy difícil, todos se sentían frescos y hubo mucha acción al comienzo del día. Pero estoy contento de haber estado en el grupo delantero, y finalmente el único que perdió tiempo fue Esteban [Chaves]. Fue un día difícil, y eso es una carrera”.

En general, Froome ahora ha regresado al top 10 luego de la dramática caída de Chaves en la clasificación General. Pero ha perdido un poco más de tiempo, cayendo a 2:30, con el líder de la carrera Simon Yates (Mitchelton-Scott) después de que su colega británico le arrebatara una bonificación de tiempo de tres segundos en un sprint intermedio.

En el empinado ascenso del miércoles en Osimo, Froome, como todos los demás aspirantes a la general, se enfrentará a otra prueba corta pero dura, de su fuerza de escalada.