Chris Froome (Team Sky)

Chris Froome (Team Sky) al finalizar la etapa 17 del Tour de Francia oficializó que su objetivo de conseguir su quinta victoria en la carrera francesa había terminado. El ciclista británico dejó claro que en la etapa 17 no tenía las fuerzas ni las piernas para seguir con su compañero de equipo Geraint Thomas cuando el galés aceleró junto a los favoritos de lageneral.

Thomas terminó tercero en el Col du Portet, a 47 segundos del ganador Nairo Quintana (Movistar Team), pero le metió tiempo tanto a Roglic como a Dumoulin y de esta forma extender con algunos segundos extra su ventaja. Froome por el contrario se descolgó y fue ayudado hasta la línea de meta por su compañero de equipo Egan Bernal llegando con una desventaja de 1:35 y cayó a la tercera posición en la general a 2:31 detrás de Thomas.

El campeón defensor ahora tiene a Dumoulin por delante y a Roglic respirándole en el cuello en cuarto lugar, y si bien no se puede descartar a Froome después de su sorprendente carrera en el Giro de Italia en mayo, es poco probable que llegue a París para reclamar un quinto título del Tour de Francia.

«Fue un día muy intenso, pero no me arrepiento», dijo Froome a los medios mientras calentaba en los rodillos. «Geraint ha montado una carrera tan increíble, y él merece estar de amarillo, y, con los dedos cruzados, la sostiene ahora hasta París».

Cuando se le preguntó cómo se sentía estar en una posición en la que ahora estaría ayudando a Thomas, el cuatro veces ganador del Tour respondió amablemente.

«Eso es ciclismo profesional. De eso se trata todo un equipo. Estoy feliz de estar en esta posición», dijo Froome. «He ganado las últimos tres Grandes Vueltas que he hecho ahora, así que ciertamente ha sido una preparación difícil para mí, pero todavía voy a tratar de luchar por el podio e intentar y, obviamente, mantener a Geraint allí de amarillo. Simplemente no tenía las piernas en la final».

La ventaja de 1:59 de Thomas sobre Dumoulin es ciertamente fuerte, pero no es inexpugnable incluso en esta última etapa de carrera. El galés nunca ha llegado tan alto en una Gran Vuelta con una camiseta en la espalda, mientras que el holandés, aunque ha entrado en la carrera después de un difícil Giro, sabe cómo cerrar una Gran Vuelta.

«Creo que tiene casi… Una ventaja de dos minutos sobre Dumoulin, que es, creo, un amortiguador bastante cómodo», agregó Froome. «Se ve muy fuerte, así que imagino que podrá terminarlo. Solo tenemos que tratar de cuidarlo ahora, estos próximos días.”

«Sí, como he dicho, he ganado las últimas tres Grandes vuelta y Geraint ha montado una carrera absolutamente impecable este año, por lo que merece por completo el maillot amarillo y tengo los dedos cruzados, para terminar el trabajo en París».

¿Qué consejo le daría a Geraint sobre la posición en la que se encuentra ahora?, preguntó un periodista.

«No creo que necesite ninguna», dijo Froome. «Creo que lo está haciendo bien».

Después de la etapa, Froome estuvo involucrado en un incidente que involucró a un oficial de policía francés. De acuerdo con Team Sky, el oficial asumió que Froome era un espectador mientras descendía la escalada final hacia el autobús del equipo.

El oficial de policía intentó bloquear al ciclista del Team Sky y causó la caída de Froome. No hubo heridos, y después de una breve conversación en la que el oficial y Froome intercambiaron palabras, posiblemente aceptando que el ciclista estaba en lo correcto y el oficial estaba equivocado, Froome pudo montar su bicicleta y bajar hasta al autobús del equipo.