Primoz Roglic (Jumbo-Visma)
Primoz Roglic (Jumbo-Visma)

El esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma) se hizo con la victoria en el Angliru y dejó claro que la carretera decidirá al ganador de la Vuelta a España.

Sobre el papel, parecía sencillo. Primož Roglič consiguió otra victoria de etapa de gran prestigio en la Vuelta a España el miércoles, cuando Jumbo-Visma realizó una demostración más notable de fuerza del equipo para arrasar con los tres primeros lugares del Angliru y aumentar su control colectivo sobre los tres primeros lugares de la general.

Pero cuando el ataque conjunto de Roglič y Jonas Vingegaard terminó descolgando al líder de la carrera y compañero de equipo Sepp Kuss y reducir la ventaja general del estadounidense en el proceso, de repente las cosas se volvieron mucho más complicadas.

En pocas palabras, tras la victoria de Vingegaard 24 horas antes y ahora la de Roglič en el Angliru, las preguntas sobre el ambiente en Jumbo-Visma en la Vuelta a España y cuál del triunvirato es el verdadero líder está intensificando.

Roglič y Vingegaard expresaron sus esperanzas, después de la etapa, de que Kuss gane la Vuelta. Pero Roglič también reconoció que tiene sus propias ambiciones de triunfar en Madrid por cuarta vez.

Controlar este ambiente en particular no puede ser nada sencillo. Sobre todo, porque después de perder tiempo con sus compañeros de equipo durante dos días seguidos, el control de la general de Kuss ahora pende de un hilo muy delgado, con Vingegaard a sólo ocho segundos por detrás y Roglič a 1:08.

Primoz Roglic habló sobre como se decidirá el líder del Jumbo-Visma en la Vuelta

Quizás como era de esperar, la primera pregunta a la que se enfrentó Roglič en su rueda de prensa de ganador no fue cómo había triunfado en dos de las subidas más difíciles de España, los Lagos de Covadonga en 2021 y el Angliru en 2023, sino por quién apostaría para ganar la Vuelta.

“Me gustaría que fuera yo”, respondió Roglič, antes de matizarlo inmediatamente con el comentario, “pero en este momento Sepp está en números rojos y deseo que termine en rojo y también es mi responsabilidad hacerlo lo mejor que pueda”.

“Al final, el camino dirá quién gana este año”, añadió. “Cuando es tan empinado, es hombre contra hombre, así que hice lo mejor que pude y vemos lo que significa. Los tres estamos juntos y seguimos luchando. Cuando Sepp cayó, fue una sensación un poco extraña, pero en esta carrera todos tenemos la libertad de intentarlo”.

Lo que en términos reales significaba que «cada uno puede hacer lo mejor que puede» en el Angliru era que cuando Roglič aceleró de manera constante y prolongada a 2,8 kilómetros de la línea de meta, sólo Vingegaard pudo seguirlo y un Kuss aislado tuvo problemas.

Luego, Kuss recuperó brevemente el contacto con los dos que estaban delante después de trabajar con Mikel Landa (Bahrain Victorious), solo para ceder nuevamente cuando Roglič y Vingegaard aceleraron por segunda vez.

“Fue mucho mejor que la última vez”, dijo Roglič en otra entrevista cuando se le pidió que comparara 2023 con su ascenso al Angliru de 2020, más irregular y menos exitoso, “No fue realmente táctico. Hice mi propio ritmo y luego la subida. Dirá quién es el primero y el segundo”.

Roglic confesó que se dio cuenta que Sepp Kuss se descolgaba en el Angliru

Bahrain Victorious trabajó mucho en la subida y Roglič explicó que “los dejé [Bahrain Victorious] intentarlo, luego, cuando el ritmo estaba bajando, me dije [a mí mismo], ‘Está bien, hazlo y montaré mi propio ritmo’.»

¿Se dio cuenta de que habían dejado caer a Kuss? “Sí, pero simplemente hice mi propio ritmo. Es una sensación extraña, algo extraño, simplemente en subidas tan empinadas todo el mundo va lo más rápido posible y luego vemos”.

Jonas Vingegaard y Sepp Kuss (Jumbo-Visma)
Jonas Vingegaard y Sepp Kuss (Jumbo-Visma)

A la pregunta de si pensaba que Kuss podría ganar la Vuelta, Roglič respondió que estaba convencido de que así era.

“Le dije: sigue luchando, sigue creyendo y lo logrará”.

Sin embargo, a pesar de la evidente buena voluntad de Roglič hacia Kuss, persisten las preguntas sobre quién decidirá sobre el líder o quién ganará la Vuelta.

“Nuestros jefes”, respondió Roglič, antes de reírse y dejar claro que se trataba de una broma. «La cuestión es que ya veremos, todos debemos hacer nuestro mejor esfuerzo y hacerlo honestamente y quien tenga las piernas estará allí».

El escenario ideal, concluyó, era que los tres terminaran en el podio en Madrid, algo que después del Angliru, como todos los rivales del Jumbo-Visma, parece una conclusión inevitable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.