Tadej Pogacar (UAE Team Emirates) y Jonas Vingegaard (Jumbo-Visma)
Tadej Pogacar (UAE Team Emirates) y Jonas Vingegaard (Jumbo-Visma)

Jumbo-Visma y UAE Emirates fueron visitados por los inspectores de dopaje en el autobús del equipo aproximadamente una hora antes del inicio de la etapa reina de Saint-Gervais Mont-Blanc a Courchevel.

Los corredores de los equipos que dominan este Tour de Francia tuvieron que someterse a un análisis de sangre adicional en el autobús.

“Estoy totalmente de acuerdo con esto”, dijo Richard Plugge, director del equipo Jumbo-Visma. “De hecho, trabajamos duro para lograrlo. De esta manera, damos un paso más en la lucha contra el dopaje. Jonas Vingegaard se ha realizado nada menos que cuatro análisis de sangre en las últimas 48 horas. Estamos contentos de participar en esto”.

Te Puede Interesar: Video demuestra la gran superioridad de Vingegaard sobre Pogacar en la crono del Tour

En UAE Emirates también están contentos con la realización de estos controles adicionales. “Creo que esto es muy positivo para el ciclismo. No tenemos ningún problema con esto”, dijo un portavoz del equipo al portal WielerFlits.

El año pasado, varios equipos se comprometieron a realizar análisis de sangre justo antes de la salida e inmediatamente después de la llegada. Han instado a la Unión Ciclista Internacional (UCI) y a la Agencia Antidopaje Mundial (WADA) a aumentar el enfoque contra el dopaje de esta manera.

La Operación Anderlass reveló como se dopan los deportistas en la actualidad

Con estos análisis de sangre, los equipos buscan eliminar la posibilidad de dopaje sanguíneo, que salió a la luz en 2021 durante el caso “Operación Aderlass” que involucra al “médico antidopaje” alemán Mark S.

“De hecho, Aderlass indicó que los atletas inyectaban sangre a través de una vía intravenosa justo antes y después de la competencia, y luego la drenaban nuevamente más tarde. Una prueba clara de esto fueron las imágenes del esquiador de fondo Max Hauke”, dijo el profesor Peter van Eennoo del DoCuLab Ghent.

Durante el invierno, generalmente justo antes de las vacaciones, cuando la posibilidad de un control fuera de competencia es menor, un atleta drena una cantidad de sangre. Esta sangre se añade por la mañana en las carreras importantes (después de los controles de dopaje matutinos habituales en el hotel y antes de la salida) y luego se extrae nuevamente el mismo día después de la etapa, ya sea en la llegada o camino al hotel. Tener más sangre en el cuerpo durante la competencia significa contar con más glóbulos rojos, lo que facilita la absorción de oxígeno y asegura una mejor resistencia.

La ventaja de usar cantidades más pequeñas de sangre es que el cuerpo no necesita tiempo de adaptación como lo requeriría con cantidades mayores, por lo que el atleta se beneficia inmediatamente ese día. Es por eso que esta técnica se utiliza especialmente en competiciones específicas e importantes. En ciclismo, esto se aplicaría principalmente a etapas de montaña en las grandes vueltas.

Además, el proceso de extracción y adición de sangre puede realizarse en el mismo día, ya que toma poco tiempo. Esto significa que durante los controles de sangre temprano en la mañana (antes de agregar la sangre) y por la noche en el hotel (después de extraerla nuevamente), se detectan pocas diferencias en la sangre, lo que disminuye las sospechas de dopaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.