Jonas Vingegaard (Jumbo-Visma)
Jonas Vingegaard (Jumbo-Visma)

El danés Jonas Vingegaard (Jumbo-Visma) recibió un duro golpe de parte de su archirrival Tadej Pogacar cediendo mucho tiempo en el primer final en alto de la Paris-Niza.

Cuando Jonas Vingegaard atacó a falta de 4 km del final en la cuarta etapa de la París-Niza, nadie podría haber predicho que se sufriría tanto y terminaría en la sexta casilla, a 43 segundos por debajo de su archirrival Tadej Pogacar.

Vingegaard parecía estar en control cuando lanzó su aceleración, con Tadej Pogacar siguiendo su rueda, muy similar a lo que se vio en el Tour de Francia del año pasado.

Sin embargo, fue un movimiento que terminaría llevándole al fracasó, según su propio director en Jumbo-Visma, Grischa Niermann.

Tadej Pogacar (UAE Team Emirates)
Tadej Pogacar (UAE Team Emirates)

“Tal vez no debería haber atacado a sí mismo en primer lugar, y eso le costó”, dijo Niermann. “Pero así es la vida. Se sentía bien y quería intentarlo y al final no lo consiguió”.

Al encontrar a un sólido Tadej Pogacar, Vingegaard había decidido no seguir adelante con su ataque, y tal vez se relajó demasiado, encontrándose muy atrás en el grupo de la general y lento para responder cuando Tadej Pogacar lanzó su ataque definitivo para terminar alcanzando a un solitario David Gaudu (Groupama-FDJ) que estaba en punta.

Aun así, a pesar de que se había cedido algo de terreno, Vingegaard parecía estar lentamente cazando a Pogacar, pero poco después terminó descolgándose de forma definitiva.

“No fue nuestro mejor día hoy. Jonas se sintió realmente bien y creo que al final se pasó un poco del límite y eso le costó. No debería haber hecho ese ataque, pero así son las carreras”, dijo Niermann. “Por supuesto, está decepcionado. Iba por más”.

Con su equipo Jumbo-Visma ganando la contrarreloj por equipos del martes, Vingegaard había recuperado los 12 segundos de bonificación que Pogacar había obtenido de los sprints intermedios en las dos primeras etapas.

Sin embargo, Tadej Pogacar le puso 43 segundos en la cima de La Loge des Gardes, y agregó 12 segundos extra, terminando el campeón del Tour de Francia en el tercer lugar, pero a 44 segundos atrás después de cuatro etapas.

Hay etapas más duras más adelante en la carrera, pero parece ser que este fue un duro golpe para las esperanzas de Vingegaard de ganar el título de la general.

“Ya veremos. La carrera termina el domingo por la tarde y hasta entonces no nos daremos por vencidos”, dijo Niermann. “Pero Pogacar, su estado de forma en primavera es increíblemente buena, no sabemos eso solo de este año sino también de los últimos años. Se ve muy fuerte en este momento”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.