Tom Pidcock (Ineos Grenadiers)
Tom Pidcock (Ineos Grenadiers)

El británico Tom Pidcock (Ineos Grenadiers) confiaba en que se llevaría la victoria en la Strade Bianche, y terminó llevándosela de forma espectacular.

Lo que hizo hace un año Tadej Pogacar, también lo pudo hacer Tom Pidcock en la Strade Bianche. El ciclista británico siguió la rueda de Alberto Bettiol (EF Education) a falta de unos 50 kilómetros, para luego emprender en solitario una cabalgada que terminó dándole la victoria en la Strade Bianche 2023.

Pidcock de forma muy valiente mantuvo a sus rivales en la persecución y sostuvo una ventaja que llego en un momento a ser de solo 7 segundos, pero el británico estaba intratable, aguantando la arremetida y llegar a la empinada subida final con una renta de 32 segundos.

Finalmente, Tom terminaba cruzando la línea de meta en solitario y demuestra una vez mas que esta para grandes cosas. Al finalizar la carrera, Pidcock estaba muy emocionado por la exhibición que había realizado:

“Honestamente: primero tengo que dejar que esto se calme”, fueron sus primeras palabras en la entrevista flash.

Tom Pidcock (Ineos Grenadiers)
Tom Pidcock (Ineos Grenadiers)

Tom Pidcock inicio su exhibición en la Strade Bianche a falta de 50 km

El corredor del Ineos Grenadiers aceleró en el tramo de sterrato en Monte Sante Marie de 11,5 km y que resultaron ser muy definitorios. “Realmente no era el plan hacer un ataque en solitario desde tan lejos. Sabía que el Monte Santa Marie era un punto decisivo en la carrera. Logré hacer un hueco en la bajada y luego continué”.

Pidcock luego capturó al resto de corredores que se mantenían en la fuga, con Sven Erik Bystrøm y Alessandro De Marchi, y a falta de 23 kilómetros para el final, el británico se marchaba en solitario. “Sinceramente, esta semana la sensación ya era buena. Entonces supe que algo bueno iba a pasar hoy. Sabía que sería mi día. Que lo consiga es realmente increíble. Es indescriptible”.

Tom Pidcock fue perseguido por algunos rivales, pero el británico no pudo ser atrapado en la aproximación a Siena y comenzó el empinado kilómetro final con una ventaja de poco más de 30 segundos. “Los perseguidores se acercaron y luego pensé por un momento: lo arruiné”.

“Corrimos a un ritmo alto todo el día y es difícil cerrar una brecha. Vi esta temporada que los corredores en carrera se beneficiaban de las motos, pero ese no ha sido el caso hoy. Lo esperaba”, concluye Pidcock.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.