Las bicicletas para la “última milla” del paquete
Las bicicletas para la “última milla” del paquete

Muchos se preguntarán porque la última milla en un proceso logístico de entrega de un pedido. Pues bien, se trata del último trayecto que ha de realizarse para que tu paquete llegue al destino final, que puede ser tu domicilio o un establecimiento.

Puedes hacer seguimiento 4px o por otras empresas para saber a tiempo real donde está. Y a lo mejor te puedes llevar la sorpresa de que tu pedido te llegará… ¡en bicicleta!

La importancia de la “última milla”; en la logística de la entrega es latente en cada empresa. De hecho, las empresas reciben más presiones por parte de los clientes en ese último tramo porque los destinatarios no pueden esperar a tener su pedido.

De camiones a bicicletas

Constantemente hay cambios, sobre todo, dedicados a proteger el medio ambiente. Existe una aceleración de nuevos dispositivos, soluciones, servicios y productos, de Uber. Pero el sector del transporte ha experimentado pocos cambios.

Cuando se trata del transporte de carga terrestre, seguimos pensando en esos camiones que obstaculizan las autopistas, así como contaminan el aire.

Una alternativa a esto es el uso de bicicletas eléctricas, un fenómeno relativamente nuevo con una historia de menos de una década en países como el Reino Unido.

Las bicicletas para la “última milla” del paquete
Las bicicletas para la “última milla” del paquete

Están propulsados ​​por un motor asistido por pedal y baterías, pueden navegar por carriles para bicicletas y cada uno puede transportar una carga de hasta 250 kg.

Pero actualmente, hay pocos operadores logísticos que utilicen exclusivamente bicicletas eléctricas de carga.

Datos que estremecen

Realmente, esto puede ser el primer paso para brindar una solución alternativa al transporte de mercancías de última milla en las principales áreas metropolitanas.

De hecho, se espera que el uso de bicicletas eléctricas de carga siga creciendo rápidamente durante esta década para luchar contra unas estadísticas.

Al ritmo actual y el auge del comercio electrónico, se prevé que la cantidad de vehículos de reparto en las principales ciudades metropolitanas crezca un 36% para 2030 y, como resultado, las emisiones de los camiones de reparto aumentarán un 32%.

Y es que más del 50% de la contaminación proviene del transporte por carretera.

Y, por ejemplo, solo en Londres, cuesta 9.500 millones de libras esterlinas en costes directos e indirectos la congestión que se produce en las carreteras. Y no solo eso, el aire tóxico provoca alrededor de 40.000 muertes en el Reino Unido y 9.000 muertes en Londres cada año.

Por ello, al usar motores eléctricos, no hay contaminación del aire, no se pierde tiempo y los pasajeros no hacen un esfuerzo excesivo gracias al motor eléctrico.

Paquetes “contactless”

Una de las novedades de muchos de los servicios de paquetería por la covid-19 es la entrega de esos paquetes sin contacto con procesos digitales que minimizan el riesgo de transmisión y hace que los clientes se sientan mucho más cómodos ante el contacto cero.

Lo mejor de todo es que estas entregas de los paquetes son el nuevo presente, pero van a ser también el futuro. Han llegado para quedarse y sobre todo, para esa última milla.