Michael Schär (AG2R Citroën)
Michael Schär (AG2R Citroën)

El suizo Michael Schär (AG2R Citroën) ha hecho publico una carta abierta donde deja ver su pena tras ser expulsado por haber regalado un bidón a los fanáticos en el Tour de Flandes.

El ciclista del AG2R Citroën fue expulsado por los comisarios de la UCI en el Tour de Flandes por haber tirado un bidón en una zona no permitida, cuando en realidad se la estaba dando a un grupo de fanáticos que estaba a un costado de la carretera.

Esta situación ha causado mucho revuelo entre los fanáticos y profesionales, como se puede ver en los comentarios de la publicación que ha hecho Michael Schär en su cuenta de Instagram.

“Querida UCI: POR QUÉ LOS NIÑOS EMPIEZAN CICLISMO

Lo recuerdo como si fuera ayer. Mis padres nos llevaron a mi hermana y a mí al Tour de Francia de 1997 en el Jura. Fuimos en coche hasta la carretera y esperamos allí durante horas en medio de la multitud. Finalmente llegó la caravana publicitaria y todos cogimos algunas golosinas.

Más tarde llegaron las primeras motos de la policía y el helicóptero se cernía sobre nosotros. Exactamente esta atmósfera electrizante del grupo que se nos acerca fue para mí un cambio de vida. Me quedé infinitamente impresionado por la velocidad y la facilidad con la que estos ciclistas podían andar en bicicleta. No quería nada más en mi vida que convertirme yo mismo en un ciclista profesional. A partir de este momento fui impulsado por un sueño.

Además de esa impresión, recibí una botella de un profesional. Esta pequeña pieza de plástico completó mi adicción al ciclismo. En casa, esa botella me recordaba todos los días cuál era mi sueño. Manejaba mi botella amarilla del Team Polti todos los días con total orgullo. Todos los días.

Ahora soy uno de esos profesionales que atraviesan a todos los espectadores felices. Durante los momentos tranquilos de la carrera siempre mantengo mi botella vacía hasta que veo a algunos niños al lado de la carretera. Luego los arrojo con cuidado justo donde puedan atraparlo de manera segura. Hace dos años le di un bidón a una chica al lado de la carretera. Sus padres me dijeron que la niña no solo estaba feliz con este bidón por un día. No, ella todavía habla de esta botella. Y tal vez algún día ella también se convierta en ciclista.

Estos son momentos por los que amo nuestro deporte. Nadie puede quitarnos eso. Somos el deporte más accesible que regala bidones por el camino. Simple como eso. Simple es el ciclismo”