Wout Van Aert (Jumbo-Visma)
Wout Van Aert (Jumbo-Visma)

El belga Wout Van Aert (Jumbo-Visma) describió como fue el calvario que vivió en la ultima parte del Tour de Flandes donde finalizó en la sexta posición.

Wout Van Aert partía en el Tour de Flandes como uno de los grandes favoritos para llevarse la victoria, pero las cosas no finalizaron de la mejor manera.

El ciclista del Jumbo-Visma todavía estaba con opciones a la victoria en la parte final, pero no pudo seguir el ataque definitivo de Mathieu Van der Poel y Kasper Asgreen.

“Estaba en mi límite”, dijo Van Aert tras finalizar la carrera. “No tenía la sensación que quería hoy. Traté de sobrevivir el mayor tiempo posible, pero la última vez que subí al Kwaremont fue el momento en que colapsé”.

“No tuve piernas en el final, así que es un poco decepcionante, pero no tengo excusas, simplemente no fui lo suficientemente bueno”.

Van Aert trato de perseguir a los punteros en el Kwaremont, pero no tenía fuerzas para dar caza a Van der Poel y Asgreen. Su final en la búsqueda de la victoria llego en la corta pero infernal subida al Paterberg donde subía haciendo zig-zag en un intento desesperado.

Wout Van Aert (Jumbo-Visma)
Kasper Asgreen (Deceuninck-Quick Step), Wout Van Aert (Jumbo-Visma) y Mathieu Van der Poel (Alpecin-Fenix)

Finalmente Van Aert terminó en sexto lugar, 47 segundos detrás de Kasper Asgreen, quien sorprendentemente superó a Mathieu Van der Poel y terminó llevándose la victoria.

“Esperaba que se miraran en la parte final, pero aparentemente trabajaron juntos”, dijo Van Aert. “El Paterberg fue una lucha. Traté de mantenerme por delante de los perseguidores. Pero ya no era lo suficientemente bueno, así que volví al grupo de atrás”.

Se esperaba que el Tour de Flandes fuera una pelea entre Van Aert, Van der Poel y el colectivo del Deceuninck-Quick Step, aunque la victoria de Asgreen se debió tanto a su fuerza individual como a la estrategia del equipo.

Aunque Van Aert expresó una leve frustración debido a que Asgreen, en su opinión, no hubiera contribuido del todo en el ataque antes de Kwaremont, aceptó que el danés, que ya había ganado la E3 Saxo Bank Classic, merecía la victoria.

“A Kasper no se le permitió tirar con nosotros porque tenía compañeros detrás. Fue un poco tonto porque se atacó a sí mismo, pero una vez que me dejaron, creo que trabajaron mejor juntos. Y yo no fui lo suficientemente bueno en el final”, dijo Van Aert, a quien no le sorprendió del todo que Asgreen hubiera vencido a su antiguo rival en el sprint.

“Quizás si ambos llegan a la meta, esperarías que Mathieu ganara, pero Kasper es un ciclista de clase mundial, y al final de una carrera dura como esta, siempre es un sprint extraño”.

La campaña de clásicas de Van Aert continuará en la Brabantse Pijl y Amstel Gold Race, pero reconoció que el Tour de Flandes era el objetivo central de su primavera. En octubre pasado, Van der Poel lo superó en el sprint de dos, pero esta vez, fue un tipo diferente de decepción.

“Hoy me faltaban las piernas, no hay excusas”, dijo Van Aert, que se negó a criticar la ausencia de sus compañeros Jumbo-Visma en el grupo delantero en la parte final.

“Cuando la carrera estuvo completa desde la segunda subida al Kwaremont, básicamente solo quedaban los líderes. Solo QuickStep tenía quizás algunos corredores. Los muchachos hicieron un muy buen trabajo hasta ese momento. No podría pedir más”.

El mes pasado, Van Aert realizó un notable trabajo en Tirreno-Adriático, ganando dos etapas y superando a algunos de los mejores escaladores del mundo para obtener el segundo lugar en la general. Hace una semana, se marcó como, quizás, el favorito el Flandes con una victoria asegurada en Gent-Wevelgem.

“Creo que es demasiado pronto para sacar grandes conclusiones o grandes lecciones”, dijo. “Al final, no es que no estuviera en ninguna parte: estaba sexto en el Tour de Flandes, solo me faltaba un poco. Mis piernas estaban bien hasta hoy, pero hoy simplemente no tuve la súper sensación. Para ganar un Monumento así necesitas estar todo muy bien”.