Filippo Ganna (Ineos Grenadiers)
Filippo Ganna (Ineos Grenadiers)

El italiano Filippo Ganna (Ineos Grenadiers) admite con “humor” su derrota en la prueba de contrarreloj individual diciendo que “es human y no un robot”.

Se esperaba que Filippo Ganna extendiera su racha de victorias en pruebas de contrarreloj en la etapa final de la Tirreno-Adriático, pero el italiano solo pudo aceptar con dignidad la derrota después de ser superado por Wout Van Aert (Jumbo-Visma) y Stefan Kung (Groupama- FDJ) en la contrarreloj de 10,1 kilómetros en San Benedetto del Tronto.

Ganna no había perdido una contrarreloj desde la Vuelta a San Juan 2020 en enero pasado. En los últimos 12 meses había ganado ocho pruebas de contrarreloj, incluido el Campeonato Nacional de Italia, el Campeonato del Mundo de Imola y las tres contrarrelojes del Giro de Italia. Este año ganó en la Etoile de Bességes y el UAE Tour, y fue el gran favorito para conseguir una segunda victoria consecutiva en la contrarreloj de la Tirreno-Adriático.

Filippo Ganna (Ineos Grenadiers)
Filippo Ganna (Ineos Grenadiers)

Kung y Van Aert eran considerados rivales serios, pero se pensaba que Van Aert no sería un contendiente después de la fatiga de luchar por la clasificación general. Kung es el actual campeón europeo de contrarreloj, pero Ganna lo había vencido en Imola y en el BinckBank Tour 2019.

Después de la carrera, Ganna admitió que, después de todo, es humano.

El ciclista italiano dio declaraciones al finalizar la etapa y admitió que después de todo es humano:

“Demostré que soy humano, no un robot, y que puedo perder. Mis números eran buenos, pero cada día es diferente”, dijo.

Ganna se negó a poner excusas de que el viento, que sopló en contra de los corredores en el camino de regreso a la meta, pudo haber disminuido cuando Van Aert comenzó su contrarreloj por la tarde.

Tanto Kung como Van Aert habían ganado cuatro segundos en el primer punto de control intermedio después de solo 4,4 km, mientras que el belga agregó otros siete segundos en la parte final de la etapa.

“Creo que el viento fue el mismo para todos”, dijo Ganna. “Inmediatamente sentí que mis piernas no estaban bien, lo sentí. Me las arreglé para dar todo, pero ahora solo podemos pensar en la próxima oportunidad”.

Ganna trabajó duro para Ineos Grenadiers durante la Tirreno-Adriático, ayudando a Egan Bernal a conseguir un cuarto lugar en la general, mientras que Geraint Thomas terminó en el puesto 24.

“Estoy más feliz de trabajar duro para el equipo durante una semana que de ganar otra contrarreloj”, dijo Ganna. “Los muchachos dieron el 100 por ciento, así que ¿por qué deberíamos estar decepcionados? Tendremos más oportunidades de contraatacar. No estoy triste. Cada carrera es diferente. Siempre hay alguien que puede ser más fuerte”.

Se espera que Ganna forme parte de la alineación del Ineos Grenadiers para la Milán-San Remo, pero no participará en las clásicas belgas este año, a pesar de su gusto por el pavés y su éxito en Paris-Roubaix en 2016.

En su lugar, regresará a la pista para un entrenamiento clave en preparación para la persecución por equipos y la contrarreloj en los Juegos Olímpicos de Tokio antes de entrenar en altura para el Giro de Italia.

Artículo anteriorExciclista del Team Sky prende el ventilador y habla sobre las sombras de dopaje dentro del equipo
Artículo siguienteJulian Alaphilippe lidera al Deceuninck-Quick Step en la Milán-San Remo
Soy una colombiana de pura cepa!! Me encanta el ciclismo y soy una rutera de fin de semana. Me encanta el deporte y en mis ratos libres me encanta leer.