Jonathan Tiernan-Locke
Jonathan Tiernan-Locke

Jonathan Tiernan-Locke, ex ciclista del Team Sky, ha hablado sobre la política de “Tolerancia cero” dentro del equipo britanico, hoy llamado Ineos Grenadiers.

El ex ciclista del Team Sky, Jonathan Tiernan-Locke, dio declaraciones al portal Cyclingnews donde criticaba contundentemente la política de Dave Brailsford y Team Sky de tolerancia cero de trabajar con personas con antecedentes de dopaje, catalogándolas de una “mierda” y una “broma total”.

Las acusaciones se producen pocos días después de que el Dr. Richard Freeman, uno de los ex médicos del equipo, fuera declarado culpable por el Medical Practitioners Tribunal Service (MPTS) de comprar testosterona “sabiendo o creyendo” que iba a ser administrada a un ciclista en 2011.

Tiernan-Locke hizo parte del equipo británico WorldTour en 2013, pero fue suspendido durante dos años por una violación en el pasaporte biológico.

El ex ciclista ha seguido los acontecimientos durante la última semana, ya que se descubrió que Freeman mintió varias veces en un intento de encubrir la verdad sobre la compra de la droga para mejorar el rendimiento.

En 2016, Tiernan-Locke dijo a los medios que Freeman le había ofrecido el controvertido y ahora prohibido analgésico, Tramadol, en el Campeonato Mundial de 2013. Esa droga era legal en ese entonces y Team Sky admitió públicamente que la utilizaban antes de que los organismos antidopaje añadieran la sustancia a su lista de productos prohibidos.

Jonathan Tiernan-Locke
Jonathan Tiernan-Locke

Después de que Tiernan-Locke hiciera la acusación en 2016, la British Cycling dijo que el médico en cuestión negó la acusación, pero no confirmaron si era Freeman.

El viernes pasado, surgieron más acusaciones en torno a Shane Sutton, un ex entrenador de la British Cycling y Team Sky, quien, según el Mail on Sunday, mostró su preocupación sobre los datos de frecuencia cardíaca de Chris Froome a fines de 2012, durante un período en el que Team Sky comenzó a implementar sus políticas de tolerancia cero.

Este plan se implementó como medida al informe de la USADA sobre la suspensión de por vida de Lance Armstrong y a varios otros ciclistas. Michael Barry, un ciclista del Team Sky en ese momento, se retiró, mientras que Sean Yates, Steven De Jongh y Bobby Julich se fueron, los dos últimos admitiendo haberse dopado durante sus carreras.

Tiernan-Locke cataloga de hipócrita la política antidopaje de Team Sky

Tiernan-Locke llegó al equipo justo cuando se estaba implementando esta política y fue entrevistado sobre su conocimiento del dopaje como parte de los procedimientos del equipo.

“Solo recuerdo que había una retórica masiva en torno a esta nueva postura antidopaje que el equipo tenía al entrar en 2013”, le dijo al portal Cyclingnews.

“Había una política de no usar agujas, pero cualquier conexión con historias de dopaje pasadas, simplemente estaban cagados. Mucho de eso vino de Sky y los propietarios. Tuvieron que distanciarse de varias personas, pero mantuvieron a Sutton y él no tiene un pasado limpio”.

Sutton siempre ha negado enérgicamente las acusaciones de dopaje relacionadas con su época como ciclista en la década de 1980 y principios de la de 1990 y nunca se descubrió que hubiera cometido ninguna infracción de dopaje.

Según Tiernan-Locke, los ciclistas del Team Sky eran muy conscientes de que la política de tolerancia cero era hipócrita y defectuosa, sobre todo debido a las preguntas que se cernían sobre algunos de los ciclistas y el personal que permanecieron después de la implementación de las nuevas políticas.

Team Sky
Team Sky

El ex ciclista señaló al actual director deportivo del equipo, Servais Knaven, como un buen ejemplo.

Knaven siempre ha negado haberse dopado, pero él, junto con De Jongh, fue miembro del equipo holandés TVM en 1998, año en el que se descubrió que un automóvil del equipo contenía 104 dosis de eritropoyetina (EPO) a su regreso del Tour de Murcia, en España.

Ese mismo año, estalló el escándalo de Festina en el Tour de Francia y Knaven, junto con sus compañeros de TVM, abandonaron la carrera bajo una nube de sospechas.

En 2015, el Mail on Sunday afirmó haber tenido acceso a los documentos judiciales de 2001, en los que el tribunal francés aceptó que varios ciclistas se habían dopado. Tres miembros de la dirección del equipo, que estaban siendo juzgados, fueron declarados culpables de organizar un programa sistemático de dopaje.

Team Sky apoyó a Knaven en ese momento, pero Tiernan-Locke dijo que los ciclistas dentro del campamento vieron un “dobles rasero” y “fallas” en el enfoque del equipo.

“No hablas de eso en la mesa de la cena, pero son cosas de las que hablas con tus compañeros de equipo cuando estás compartiendo habitación. Solo dices que esto es una broma total”.

“Alguien como Knaven que estaba ganando Roubaix, es un tipo decente y un buen director, pero era parte de esa generación. Casi sientes lástima por los tipos que perdieron sus trabajos por dejar a estos. Todos están enérgicos en las reuniones y todos dicen ‘no, definitivamente no a los dopados’, y luego la gerencia dice que está bien y los envía a trabajar”.

“Los ciclistas definitivamente pensaron que era una broma. No nombraré nombres ya que algunos de ellos todavía están trabajando, pero algunos, algunos de los cuales estaban llegando al final de sus carreras, y también los más jóvenes”.

Ex director del Team Sky le ofreció inyectarse con Tramadol

Tiernan-Locke nunca tuvo motivos para sospechar que el dopaje tuvo lugar dentro del Team Sky, pero en 2016 afirmó que Freeman le ofreció el controvertido analgésico Tramadol durante el Campeonato Mundial en 2013, mientras que ambos individuos formaban parte de la organización de Gran Bretaña.

British Cycling no nombró al médico en cuestión en 2016, pero afirmó que el médico negó la acusación. El tramadol fue prohibido recientemente, pero Tiernan-Locke sintió que la postura del equipo y de la British Cycling sobre el uso de la droga estaba en desacuerdo con la percepción que deseaban mostrar hacia el público y ciertamente diferente a la que mostraban hacia la prensa británica.

“Mucho de esto suena cierto y me cabrea”, dijo cuando se le preguntó sobre el daño a la reputación que se ha infligido al Team Sky y al British Cycling en los últimos tiempos.

“Esto no se trata realmente de mi propio caso. No obtuve ayuda en absoluto, pero al mismo tiempo estaba sucediendo toda esta mierda turbia y estos tipos obtuvieron el título de caballero”.

No hay indicios de irregularidades por parte de Bradley Wiggins o Chris Froome en relación con el comentario de Tiernan-Locke, pero, según el ex ciclista, el Team Sky estaba preocupado, por un lado, con la percepción de dirigir un equipo limpio y contratar médicos sin vínculos al dopaje en el ciclismo, pero luego reclutó al controvertido Geert Leinders.

El ex médico de Rabobank trabajó para el equipo entre 2010 y 2012, pero también fue suspendido como parte del informe de la USADA.

Tiernan-Locke sintió que había dos niveles de atención médica dentro del equipo.

“Verías que salían cosas en la prensa sobre cómo eran los más limpios de todos y tenían esa famosa reunión en el hotel en la que te llamaban a una habitación de hotel y te preguntaban si tuviste alguna participación en el dopaje. No recuerdo cómo estaba montado, pero era una tontería. Algunos tipos se fueron, como Bobby Julich, pero solo unos meses antes en el Mundial estaban repartiendo Tramadol como si fueran caramelos”.

“Mi opinión fue que hicieron todo lo posible, así que tenían un médico llamado Alan Farrell allí. Un buen tipo. Era ingenuo. No sabía de ciclismo y no era uno de los Geert Leinders de este mundo, pero era ingenuo en todo”.

Y Tiernan-Locke afirma: “En mi opinión, lo pusieron allí como una pequeña fachada para que pudieran decir que tenían un tipo sin historial sucio en el ciclismo y que estaban limpios. No tengo mucho que ver con él. De vez en cuando estaba en carreras, pero principalmente con Bradley Wiggins. Teníamos a Allan y otro tipo llamado Richard Usher. Eran los dos médicos que participaron en el programa de carreras en el que yo estaba y Freeman estaba, pero fue alguien con quien realmente traté”.

“Me hace pensar que había dos velocidades dentro de ese equipo. Habrías tenido a los muchachos haciendo el Tour y luego lo que ves con el Testogel y lo que se ordenó, pero no vi nada”.

El ex ciclista dice que no tiene nada que reprochar al Team Sky por cómo fue tratado, especialmente cuando se filtró su caso con el pasaporte biológico, pero espera que la verdad salga a la luz a medida que aumenta la presión sobre Dave Brailsford para que responda preguntas sobre su papel y conocimiento cuando se trataba de uno de los principales miembros del personal médico que compraba medicamentos prohibidos.

“Todas las cosas de las TUE, Brad y Chris han ensuciado sus nombres arrastrándolos por el barro con sus escándalos, pero es interesante porque querían ser más blancos que el blanco”, dijo.

“Mi caso apareció y es jodidamente obvio que él [Dave Brailsford] se lo filtró [al periodista] David Walsh. Se sentaron juntos a la mesa unas semanas después. Todavía no sé cuál era la agenda allí. Sólo unas pocas personas lo sabían. Yo, mi agente Andrew Mcquaid y la UCI. La única otra persona a la que le dije fue a Dave. Lo llamé el día que me enteré”.

“Dirán que estoy disgustado por mi propio caso, pero eso es agua pasada. Mi opinión honesta es que no me importa un carajo, pero es interesante ver que todo esto sale a la luz”.

“Estos tipos fueron más santos que tú durante tanto tiempo y se destacaron como ejemplos brillantes y fueron nombrados caballeros y ahora estas cosas están saliendo a la luz. Me gustaría pensar que hay más por venir, no para afilar un hacha, sino solo porque la verdad debería salir”.