Tadej Pogacar (UAE Team Emirates)
Tadej Pogacar (UAE Team Emirates)

La UCI ha pedido a los ciclistas que dejen de abrazarse después de ganar carreras para dar un buen ejemplo a los fanáticos y espectadores en la lucha mundial contra la pandemia del COVID-19.

Después de celebrarse la Omloop Het Nieuwsblad y la Kuurne-Bruselas-Kuurne, los ganadores Davide Ballerini (Deceuninck-QuickStep) y Mads Pedersen (Trek-Segafredo) abrazaron a sus compañeros de equipo y al personal celebrando su victoria.

Para las carreras de Le Samyn del martes, la Federación Belga ya había pedido a los equipos que evitaran abrazarse después de la carrera.

En enero, cuando una ola de casos de COVID-19 se extendió por Gran Bretaña, los jugadores de fútbol se enfrentaron a una presión similar para dar ejemplo en las celebraciones después de marcar un gol.

Los corredores que son parte de la burbuja del equipo, se someten a pruebas frecuentes de COVID-19 y están aislados del contacto cercano con el público. El riesgo de transmitir el virus COVID-19 durante un abrazo es bajo, pero el director médico de la UCI, el profesor Xavier Bigard, ha pedido a los ciclistas que limiten sus celebraciones.

“En mi opinión como médico, el riesgo de contaminarse por este comportamiento no es muy alto. Sin embargo, el mensaje que tenemos que enviar a todo el mundo y a los espectadores de la carrera es que tenemos que luchar contra este virus y recordarle a la gente que está prohibido tocar a otras personas”, dijo Bigard durante una presentación en un seminario web del protocolo médico de la UCI COVID-19.

Davide Ballerini (Deceuninck-Quick Step)
Davide Ballerini (Deceuninck-Quick Step)

“Cuando mostramos a algunos ciclistas felicitándose y abrazándose, no es un buen mensaje para los aficionados y espectadores”.

“Ya existe una norma que prohíbe a los ciclistas abrazarse o tocarse en el podio. El sentido común dice que los ciclistas también están mejor si muestran el mismo comportamiento después de la línea de meta, incluso si acaban de ganar la carrera”.

Bigard trabajó con varios médicos de los equipos y otras partes interesadas para redactar el protocolo UCI COVID-19 para que las carreras pudieran reanudarse el verano pasado. Al presentar detalles del documento, destacó cómo el riesgo de nuevas variantes de COVID-19 podría afectar las carreras en 2021.

Según las reglas actualizadas, los corredores y los equipos deberán volver a someterse a pruebas PCR antes de la carrera y formar una burbuja protectora en las carreras y en los hoteles de los equipos. Se requieren mascarillas y distanciamiento social al inicio y al final, con reglas estrictas para casos sospechosos. Los organizadores de la carrera deben designar a un médico de COVID-19, que es responsable de gestionar cualquier caso de COVID-19 en las carreras.

No podemos esperar un Tour de Francia normal este año

Si bien se han cancelado o pospuesto varios eventos, se espera que la mayoría de las carreras más importantes se puedan disputar en 2021, todo esto debido a que el año pasado se vieron pocos casos de COVID-19 entre ciclistas y equipos.

Sin embargo, Bigard advirtió que la propagación de variantes de COVID-19 más contagiosas y las diferentes olas del virus en diferentes países hacen que la presencia de multitudes en las carreras sea limitada y es por ello que las reglas médicas de la UCI deben cumplirse estrictamente.

“Estoy seguro de que la temporada seguirá adelante”, dijo Bigard. “El éxito de la temporada depende de dos puntos: la seriedad (comportamiento) de los miembros del equipo, los médicos del equipo y los organizadores de la carrera. En segundo lugar, nadie puede decir qué pasará con las variantes en las próximas semanas y meses. Sin embargo, yo sólo puedo repetir que podemos estar seguros de que la temporada ciclista seguirá adelante”.

A pesar del lanzamiento de las vacunas COVID-19 en 2021, Bigard advirtió que ni siquiera el Tour de Francia en julio se celebra de forma normal.

“No, no podemos esperar un Tour de Francia normal este año, por varias razones”, explicó. “Esperamos que las nuevas variantes se extiendan a todos los países europeos y especialmente a Francia, incluso con algunas medidas estrictas para detener la propagación del virus. No podemos esperar la protección de la población mundial con la vacuna antes de julio, agosto o finales del verano. Entonces, en mi opinión, solo en mi opinión, no podemos esperar un Tour de Francia normal, ese es el caso de todas las carreras y de todos los eventos deportivos”.

“Tenemos que vivir con estas variantes, no podemos esperar una protección estricta de las vacunas durante varios años y tenemos que adoptar la vacuna, como para el virus de la gripe”.