Primoz Roglic (Jumbo-Visma)
Primoz Roglic (Jumbo-Visma)

El esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma) fue reconocido con el prestigioso premio Vélo d’Or tras sus victorias en la Lieja-Bastoña-Lieja y La Vuelta a España.

Roglic perdió el Tour de Francia en la penúltima etapa ante su compatriota esloveno Tadej Pogacar, pero su consistencia y éxito durante el resto de la temporada 2020 le han valido para llevarse el prestigioso premio internacional Vélo d’Or.

Julian Alaphilippe fue galardonado con el premio Vélo d’Or al mejor ciclista francés después de ganar ambos premios el año pasado.

El premio Vélo d’Or fue creado en 1992 y es otorgado por la revista ciclista francesa Vélo, con un jurado internacional de periodistas que vota al ciclista que consideran que ha tenido el mejor desempeño durante el año. Los resultados completos del premio de este año se publicarán en la edición de diciembre de Vélo el viernes.

Roglic se recuperó de su dura derrota en el Tour de Francia ganado la Vuelta a España y la Lieja-Bastoña-Lieja, después de que Alaphilippe fuera castigado por desviarse de su línea al inicio del sprint. Roglic también encabezó la clasificación UCI al final de la temporada 2020.

«Revisé la lista de ganadores anteriores y vi que es un premio realmente importante», dijo Roglic a L’Equipe, cuando se anunciaron los ganadores. «Quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer mucho a las personas que votaron por mí. Comprendí que era un jurado de periodistas de todo el mundo, por eso realmente me conmueve».

Alaphilippe ganó el campeonato del mundo de ruta en Imola, etapa del Tour de Francia, y vistió el maillot amarillo durante tres días, confirmando su condición como mejor ciclista francés del año. Julian aceptó su castigo en Lieja, a pesar de pensar que había ganado con la camiseta arcoíris, y elogió a Roglic por ganar el Vélo d’Or.

«Primoz Roglic se merece ampliamente este trofeo. El año pasado tuve una gran, gran temporada para ganarlo. Era lógico que lo ganara este año», dijo.

«Ganar el Vélo d’Or Français me hace muy feliz, es bueno ver que mis resultados no pasaron desapercibidos y volví a ser nombrado mejor ciclista francés del año, consiguiendo así otro trofeo. Esta temporada ha sido especial y diferente, con muchos desafíos, pero logré lograr muchos de mis objetivos y puedo estar satisfecho con lo que hice, el título mundial que gané en Italia es, por supuesto, la cereza del pastel.»

«El maillot arcoíris es el más hermoso del mundo y usarlo en algunas carreras antes de que termine la temporada me hizo darme cuenta del gran honor que es tenerlo. Esto me da mucha motivación para el próximo año».