Tour de Francia
Tour de Francia

Un aumento exponencial en los casos de COVID-19 en Niza y sus alrededores ha llevado a las autoridades francesas declarar la alerta roja en la zona.

Estas medidas obligan a las autoridades locales a realizar más restricciones en la carrera y proteger a los corredores y al público del alto riesgo de contagio.

El director de carrera del Tour de Francia, Christian Prudhomme, dijo anteriormente que estaba en contra de realizar la carrera a puerta cerrada, pero aceptó que las multitudes tendrían que estar estrictamente limitadas en las salidas y llegadas de las etapas y en las subidas categorizadas durante las etapas 1 y 2 alrededor de Niza.

El jueves por la noche, solo 1.000 personas pudieron asistir a la presentación de los equipos del Tour de Francia.

Según las autoridades sanitarias de los Alpes Marítimos, el número de nuevos casos diagnosticados en los últimos siete días ha llegado a una proporción de 97 casos por 100.000 habitantes. El primer ministro francés Jean Castex declaro a 19 departamentos franceses como zonas rojas, haciendo obligatorio el uso de mascarillas.

Solo las personas en bicicleta y a pie, equipadas con una mascarilla, estarán autorizadas para acceder a la costa de Rimiez el sábado y los puertos de Colmiane, Turini, Quatre Chemins y Eze el domingo.

«Se prohibirá el acceso a los puertos en vehículos. Una orden declaró que la policía tendrá que hacer todo lo posible para que los espectadores no se junten al pie de las escaladas», dijo el jefe de policía de Niza, Bernard González, en una conferencia de prensa especial del Tour de Francia, con Prudhomme y el alcalde de Niza, Christian Estrosi.

«Entramos a la zona roja esta mañana, pero no nos tomaron con la guardia baja. Sabemos desde hace al menos 10 días que nos moveremos de un sistema ajustado a un sistema aún más estricto», dijo Prudhomme.

Gonzales explicó que la Gran Salida estará severamente limitada a dos gradas para espectadores, cada una con 50 personas y con distancia física. Los stands están reservados para la ciudad de Niza, «para premiar a quienes trabajaron para organizar este Tour».

Dijo que la salida será «casi a puerta cerrada» y dijo: «Si tengo un consejo que dar a los espectadores, es que vean las subidas de los pases por televisión».

Estrosi siempre ha apoyado el Tour de Francia en Niza, pero ahora quiere asegurarse de que la carrera no empeore la pandemia de COVID-19 en su ciudad.

«El lugar más seguro en cuanto a precauciones sanitarias es el Tour de Francia, en Niza», sugirió.

«Queremos cero errores para el lunes (cuando la carrera salga de Niza), y espero que ASO y Christian Prudhomme hagan lo mismo en París, en tres semanas. Queremos mostrar a los espectadores de todo el mundo que estamos comprometidos».

Se podrían aplicar medidas estrictas similares para otras etapas del Tour de Francia de tres semanas, dependiendo de los diferentes niveles de alerta en las diferentes regiones francesas.