Thibaut Pinot (Groupama-FDJ)
Thibaut Pinot (Groupama-FDJ)

Thibaut Pinot (Groupama-FDJ) estuvo muy cerca de conseguir la victoria en la general del Critérium du Dauphiné, pero Daniel Felipe Martínez demostró tener mejores piernas.

El ciclista francés no vistió el maillot amarillo el domingo por la mañana, pero comenzó la última etapa del Critérium du Dauphiné como líder de facto de la carrera después de que Primož Roglič (Jumbo-Visma) se retirara del evento por lesión.

El día del francés terminó con decepción, sin embargo, ya que tuvo que conformarse con el segundo lugar de la general detrás de Daniel Felipe Martínez (EF Pro Cycling), quien se convirtió en el tercer colombiano en ganar el Dauphiné después de Martín Ramírez (1984) y Lucho Herrera (1988 y 1991).

Pinot había comenzado la etapa de 153 km con una ventaja de 10 segundos sobre su compatriota Guillaume Martin (Cofidis) y un colchón de 12 segundos sobre Martínez, pero en un último día de carrera, no pudo seguir al colombiano cuando se alejó persiguiendo a un Tadej Pogacar (UAE Team Emirates) en la Côte de Domancy a poco menos de 25 km por recorrer.

Aunque Pinot se defendió con valentía en el lance final de Megève, llegó a meta séptimo en la etapa, 1:02 detrás del ganador de la etapa Sepp Kuss (Jumbo-Visma) y, lo que es más importante, 32 segundos por debajo del colombiano Martínez, lo que lo dejó en segundo lugar de la general, 29 segundos detrás de Martínez.

“No logré alcanzar el objetivo que nos propusimos esta mañana. Estoy simplemente decepcionado”, dijo Pinot según L’Équipe. “No tenía las piernas adecuadas. No hice lo que tenía que hacer para ganar. Solo puedo culparme a mí mismo”.

La retirada de Roglič alteró drásticamente el tenor de la carrera, ya que su equipo Jumbo-Visma corrió para destrozar el pelotón en lugar de controlarlo, con Wout van Aert y Tom Dumoulin entre los primeros en realizar el trabajo antes de que la carrera llegara al difícil Col de Romme y Col de la Colombière.

“Hubo ataques desde el principio, y muy rápido, solo quedaron los líderes, desde la primera subida. Usé muchas balas al comienzo de la etapa, y eso es lo que me faltaba al final”, dijo Pinot.

“Pensé que tenía buenas piernas, que no estaba tan mal … Pero cuando [Daniel Martínez y Miguel Ángel López] atacaron en el inicio de la Côte de Domancy, no respondí nada. Me tomó mucho tiempo volver a hacerlo, pero ya era demasiado tarde, ya había más de un minuto de brecha. Estoy molesto conmigo mismo».

Pinot tuvo como compañía a su compañero de equipo en Groupama-FDJ, Sebastien Reichenbach, durante gran parte de la etapa, y pudo contar con la ayuda de sus compatriotas Julian Alaphilippe (Deceuninck-QuickStep) y Warren Barguil (Arkéa-Samsic) en el final, pero no pudo llegar hasta Martínez.

“Rara vez terminaba una etapa tan cansado como esta”, admitió Pinot, que parecía inseguro de si el vaso estaba medio lleno o medio vacío después de Dauphiné. Había quedado 4º en la Route d’Occitanie, su primera carrera desde que se reiniciara la temporada.

“Al final, mi condición es buena. No consigues el segundo lugar en una carrera tan dura como esta sin sentirte bien. Pero me faltaba algo para ganar al final y lo que me voy a llevar esta noche es que no tenía piernas para ganar Dauphiné».

Pinot es uno de los favoritos para el Tour de Francia, que comienza en Niza el 29 de agosto. Cinco de sus rivales, Egan Bernal, Primož Roglič, Steven Kruijswijk, Emanuel Buchmann y Nairo Quintana, abandonaron el Dauphiné por lesión.