Richard Carapaz - Giro de Italia 2019
Richard Carapaz - Giro de Italia 2019

Los organizadores del Giro de Italia planean implementar pulseras inteligentes para mantener el distanciamiento social de los espectadores.

El Giro de Italia planea obligar a que los espectadores de las etapas usen pulseras que emiten un sonido cuando se rompe el distanciamiento social como parte de una serie de medidas y protocolos para asegurar el visto bueno del gobierno a la Gran Vuelta italiana.

El Giro de Italia se celebra tradicionalmente en mayo, pero la pandemia del COVID-19 obligó al organizador RCS Sport a posponer la carrera hasta octubre, después del Tour de Francia.

La carrera comenzará en Sicilia en lugar de Hungría el 3 de octubre y seguirá gran parte de la ruta original, pero con nuevas etapas en Palermo, Basilicata y Abruzos para reemplazarán a las programadas para Hungría. El Giro de Italia terminará en Milán, una de las regiones más afectadas por COVID-19 el domingo 25 de octubre.

El director de la carrera, Mauro Vegni, cuenta con el apoyo del gobierno italiano, que ve al Giro de Italia como un símbolo de la recuperación del país de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, Vegni sabe que la carrera se llevará a cabo con una serie de limitaciones para proteger la salud de los ciclistas y del público en general.

«Las cosas podrían cambiar de cualquier manera, pero si las cosas se ven bien en julio, el Giro se llevará a cabo como siempre; si las cosas empeoran, entonces será preocupante y el Giro podría estar en riesgo», dijo Vegni durante una entrevista con el canal de televisión Abruzzian Tele8 el martes por la noche.

«Estamos trabajando en un protocolo. Se dividirá en diferentes áreas. No podemos controlar todo a lo largo de la etapa; tenemos que confiar en el buen comportamiento de las personas. Al finalizar probablemente le daremos al público una pulsera que haga ruido cuando las personas no respeten el distanciamiento social, registrando con quién entran en contacto. Habrá inversiones serias para garantizar el distanciamiento.»

«Es difícil que haya una caravana publicitaria, pero solo podemos esperar que los datos mejoren y las cosas cambien. Estamos preocupados por la idea porque puede traer multitudes. Estamos estudiando cosas con los patrocinadores para saber qué hacer».

RCS también organizará otras clásicas como son Strade Bianche, Milán-San Remo y el Giro de Lombardía en agosto y Tirreno-Adriático en septiembre, pero estos son menos preocupantes, y se espera que las multitudes sean mucho menores que en el Giro de Italia. Cualquier regla y protocolo puede cambiar, según la situación actual de COVID-19.

«Creo que los datos que vemos a mediados de julio serán importantes. Si las regiones pueden mantener baja la cantidad de casos de virus, se abrirán más las restricciones. Obviamente, Lombardía es la peor, pero aparte de las carreras de un día en agosto, el Giro atraviesa Lombardía a fines de octubre», dijo Vegni.

«Fue difícil crear un nuevo calendario de carreras y comprimir nueve meses en tres. Hubo una pelea por las fechas, pero para mí era importante comenzar de nuevo. Todos competirán en las carreras que quieran montar. Queríamos enviar un mensaje importante de que Italia ha vuelto».

Se espera que el Nuevo recorrido del Giro de Italia se revele a principios de julio, con una breve contrarreloj en Palermo que reemplace la prevista en Budapest. Luego, la carrera cruzará Sicilia y partirá hacia el norte a través de la costa del Adriático, con etapas de montaña en los Alpes antes de que una contrarreloj en Milán decidiera al ganador general.