Tour de Francia
Tour de Francia

Los organizadores del Tour de Francia, ASO, fijaron la fecha límite del 15 de mayo para tomar una decisión final sobre si la carrera continuará este verano.

Con la pandemia de coronavirus de Covid-19 aun azotando al planeta y los eventos deportivos, incluidos los Juegos Olímpicos, pospuestos o cancelados, el Tour de Francia se encuentra entre los últimos grandes eventos de verano que aún no toman una decisión definitiva.

Esta información llega después de que los alcaldes de varias ciudades anfitrionas muestren su preocupación por la posibilidad de un Tour a puerta cerrada, realizado sin fanáticos, una perspectiva discutida por la ministra de deportes francesa, Roxana Maracineanu.

Un aplazamiento de la carrera también podría estar entre las opciones, con el ex presidente de la UCI Brian Cookson sugiriendo que las Grandes Vueltas de 2020 podrían reducirse a dos semanas y correr desde finales de julio hasta el final de la temporada.

«La carrera es de millones de personas que vienen a ver de cerca a los corredores», dijo a RTBF Stéphane Villain, teniente de alcalde de Châtaillon-Plage, que alberga la etapa 11. «Incluso si las tomas en la televisión son hermosas, incluso si te dan ganas de visitar, distorsionaría por completo el evento. No tendría el mismo sabor».

«Tenemos que esperar hasta el 1 de mayo, que debería ser una fecha crucial. Al menos eso es lo que [el organizador del tour] Christian Prudhomme me dijo. Veremos si todavía estamos encerrados. Entonces aún habrá tiempo para decidir si cancelar o posponer. Pero, francamente, no parecía muy preocupado».

RTBF agregó en su informe que el 15 de mayo era la fecha establecida por ASO, dándole a los pueblos y ciudades tiempo suficiente para prepararse, en caso de que la cuarentena hubiera terminado.

«No tengo muchas ilusiones», dijo a RTBF Daniel Spagnou, alcalde de Sisteron, la ciudad que alberga el final y el inicio de las etapas 3 y 4. «Pero con la cancelación de los Juegos Olímpicos, se nos abren perspectivas. ¿Por qué no posponer el Tour hasta finales de julio?».

«Normalmente, estaría en contra de esta idea cuando los franceses se vayan de vacaciones, pero estoy convencido de que incluso con la cuarentena finalizada, nuestra gente tenderá a quedarse en casa. Por lo tanto, darían la bienvenida al Tour en la carretera o al frente de sus hogares».

Pascal Schwartz, el alcalde de Saint-Martin-de-Ré, final de la etapa 10, dijo a RTBF que las medidas de cierre actuales del país significan que las obras viales planificadas para el Tour están en espera indefinidamente.

«Estamos preocupados», dijo. «Estamos llegando muy tarde. Debido al cierre, las obras viales están paralizadas, a pesar de que son esenciales para ejecutar Le Grand Boucle».

«La prefectura también está parada, pero tienen que validar nuestros planes de seguridad. Los proyectos esenciales para la llegada del Tour están, con razón, en espera en este momento».