Milán-San Remo
Milán-San Remo

Mauro Vegni, jefe de la empresa que organiza la Strade Bianche, Milán-San Remo, Tirreno-Adriático y el Giro de Italia, ha expresado su preocupación por el reciente aumento en los casos de coronavirus en Italia.

En los últimos días, se aislaron varias ciudades en Italia, principalmente alrededor de Lombardía, después de que la nación viera que los casos diagnosticados de coronavirus aumentaron de un puñado a más de 250.

Italia ahora es el tercer país con más casos de coronavirus y supera a países como Japón y Singapur. Hasta ahora, el virus ha provocado 2,619 muertes, con más de 79,000 casos reportados.

La mayor parte de las carreras de RCS Sport se llevan a cabo en los próximos meses, con Strade Bianche a menos de quince días. Tirreno y Milán-San Remo también se disputan el próximo mes, y el Giro en mayo.

Según Vegni, está más preocupado por el futuro de la Milán-San Remo debido al hecho de que tiene lugar más cerca del área principal de casos de coronavirus en Italia.

«Como todos, estamos preocupados por lo que está sucediendo. Al mismo tiempo, esperamos que, con el tiempo, la situación mejore y que el número de casos no aumente», dijo Vegni al portal de noticias Cyclingnews en el UAE Tour, otro de los eventos de RCS.

«El factor decisivo será el número de casos y si la situación está bajo control. También tenemos que tener en cuenta la geografía. En este momento, en Toscana, donde se encuentra Strade Bianche, parece estar bien. En este momento no creo que hay un problema, pero estaremos pendientes».

El fin de semana pasado se aplazaron varios partidos de fútbol italianos como resultado del reciente aumento en los casos. El Carnaval de Venecia también se vio afectado.

«Milan-San Remo es el que más me preocupa», dijo Vegni. «Milán es uno de los dos lugares clave que ha registrado la mayor cantidad de casos hasta la fecha. Pero seguiremos todas las pautas del gobierno y del ministerio de salud pública. Para Tirreno, está en un lugar diferente. No es como Venecia o Milán, pero lo que más me preocupa es en torno a Milán debido a la situación de Lombardía».

Si bien el riesgo para la salud pública es la preocupación más obvia, otro problema podría ser el efecto económico de cancelar las carreras. Dicho esto, Vegni descartó la idea de que Milán-San Remo cambie su ruta si Milán se ve sometido a más presiones.

«Por el momento, no hay un plan B para Milán-San Remo. No tendría sentido cortar tres cuartos de la carrera. Solo podemos seguir el mandato del gobierno. Todavía tenemos tres semanas hasta Milán-San Remo».

En el ciclismo, hasta ahora el coronavirus ha provocado el aplazamiento del Tour de Hainan, mientras que dos equipos chinos se retiraron del Tour de Langkawi. La semana pasada, la UCI intervino y pospuso todas las carreras en China en abril y mayo, y declaró que supervisará la salud de los corredores y el personal de las ‘delegaciones en riesgo’ que viajan a competiciones internacionales.