Egan Bernal (Team Ineos)
Egan Bernal (Team Ineos)

Egan Bernal (Team Ineos) ha explicado por qué optó por no disputar el Giro de Italia este año insinuando que la Gran Vuelta italiana podría figurar en sus planes para 2021.

Bernal tenía planeado disputar el Giro de Italia en 2019, pero un accidente mientras entrenaba unas semanas antes le impidió correr, cambiando de esta forma su enfoque al Tour de Francia, que luego ganó.

En cuanto a hacer Giro y Tour en 2020, en una larga entrevista publicada en el diario español El País el domingo, Bernal explicó que «Lo pensamos, sí, pero vimos enseguida que no era el mejor año».

«Uno, porque tengo 23 años, y nunca he hecho dos grandes, y, obviamente, si voy al Giro después de haber ganado el Tour, lo mínimo que va a esperar la gente es que lo haga muy bien, y hacerlo muy bien es ganarlo o hacer podio.»

«Y después tendría que ir al Tour a defender el título. Y, ahorita, hay una semana menos entre ambas que en el 19, y una semana… Pucha, yo después del Tour estaba muerto».

Bernal dijo que era un gran admirador del Giro, que había vivido en Italia durante dos años al principio de su carrera europea, y estaba ansioso por competir este año.

«Preferimos estar tranquilos, con calma. Tengo muchos años por delante. El Giro es una carrera que me gusta demasiado. Estuve viviendo dos años allá, y está en mi cabeza hacerlo, pero entiendo al equipo. La mejor decisión es centrarme en el Tour. El Giro para el siguiente año», dijo.

Sorprendentemente, a pesar de su juventud, Bernal también le dijo a El País que ya no sentía que era parte de esa nueva ola de jóvenes corredores que se acercaban.

Egan Bernal (Team Ineos)
Egan Bernal (Team Ineos)

Tadej Pogacar (UAE Team Emirates) ganó recientemente la Volta a la Comunitat Valenciana, mientras que Remco Evenepoel (Deceuninck-Quick Step) conquistó la Vuelta a San Juan en Argentina. Pogacar cumplió 21 años en septiembre, mientras que Evenepoel tenía 20 años el 25 de enero.

«Yo, la verdad, es que la gente y los periodistas, todos hablan de los ciclistas nuevos, de los jóvenes, y yo siento que a mí no me meten ahí, en ese paquete de los jóvenes. A mí ya me descolgaron de ese paquete, entonces, por eso mismo, ya también yo me siento como muy mayor. No estoy viejo… ¿Qué pasa? Tengo 23 años… Pero, claro, viene Remco que tiene 20, Pogacar también es superjoven y cuántas etapas ha ganado, pucha, es impresionante… Son ejemplos, esos dos. Higuita, también, que igual ya se siente viejo pero que es más joven que yo, y a mí ya me excluyen de ese paquete… Ya, con 23 años, yo igual soy consciente de que soy joven, pero sí, la verdad, a veces me siento excluido», afirmó Bernal.

En cuanto a la casi inevitable cuestión de liderazgo en el Tour de Francia y cómo Bernal haría frente, el colombiano dijo que no tenía mucho sentido preocuparse demasiado por eso.

El Team Ineos nombró a Bernal y Geraint Thomas como líderes conjuntos del equipo para julio, y Chris Froome también espera estar en el equipo si se recupera rápida y completamente después de su accidente en el Critérium du Dauphiné del año pasado.

«No sé, es complicado», dijo Bernal sobre el liderazgo del equipo, y se negó a entrar en una batalla psicológica por el papel de líder dentro del equipo.

«Hablando aquí sentados es muy fácil decir ‘no, no va a haber ningún problema, todo va a estar tranquilo, bla, bla, bla’, y tal vez en la carretera se compliquen las cosas. Pero en este momento para mí no tiene caso ponerme a pensar y a matar mucho la cabeza en eso.»

«En eso, Dave [Brailsford, el mánager del Ineos] es muy, muy inteligente, y sabe organizar las cosas muy bien para que cada uno se sienta contento de cómo va a ir al Tour. Uno habla con él, que es quien decide, y le hace sentir, a mí me hace sentir, que va a tener todo el respaldo del equipo.»

«Para mí, eso es en estos momentos lo que más me importa. Sentir que Dave me da la palabra a mí de que voy a tener el respaldo del equipo. Seguramente también se lo dirá a Thomas y se lo dirá a Froome, pero una vez que estemos en el Tour, con tal de que me lleven a mí en las etapas llanas, que nos lleven protegidos, una vez que llegue la montaña, con un corredor como Thomas, o como Froome, y lo digo de verdad, es relativamente fácil encontrar una comunicación, y uno va tan a tope en un Tour, tan a tope, que no puede fingir cuándo va bien o cuándo va mal. Y si alguien está más fuerte que el otro, se va a ver, se va a ver, y el equipo va a tener que tomar una decisión [y chasquea los dedos] porque no van a dejar escapar el Tour.»