Inyecciones s de EPO
Inyecciones s de EPO

La Guardia Civil española anunció el jueves que ha desmantelado una red internacional de tráfico de EPO con sede en Barcelona, ​​España.

Una investigación de tres años encontró que la red era operada por varios ciudadanos serbios, uno que vivía en Barcelona, ​​que enviaba las sustancias prohibidas a atletas aficionados y profesionales que vivían en varios países europeos, según un informe del diario El País.

«La investigación se puso en marcha mediado 2017, después de que una serie de deportistas positivos por EPO colaboraran con nosotros informándonos de que se habían hecho con el producto en una web que suministraba desde Cádiz, y nos dieron una serie de nombres». dijo José Luis Terreros, director de la Agencia Española Antidopaje (AEPSAD), que proporcionó la información a la Guardia Civil española.

Según el informe de El País, durante los últimos 10 años, entes de salud pública andaluza, a través del hospital gaditano Puerta del Mar, ha estado financiando y suministrando el medicamento a la red.

Según un informe en L’Equipe, el medicamento fue obtenido por el gerente de este establecimiento, que es de nacionalidad española.

Luego, la red vendió el medicamento a través de varios sitios web a unos 260 atletas solo el año pasado. Se informa que los atletas son aficionados y profesionales y de diversos deportes, incluido el ciclismo.

EPO encontrado al momento del allanamiento
EPO encontrado al momento del allanamiento

El Juzgado número 4 de Cádiz ha abierto el resumen de la investigación que incluye una lista de los nombres de los atletas. Estos nombres no se publicarán y se enviarán a la AEPSAD.

Según El País, los nombres de los atletas permanecerán en privado a menos que los atletas sean sancionados. La compra y uso de sustancias prohibidas en el deporte no es un delito penal en España, pero se castiga con una suspensión de hasta cuatro años.

Según el informe de L’Equipe, los investigadores han descubierto «que hay entre ellos un gran número de deportistas nacionales e internacionales de diferentes disciplinas y niveles, que utilizaron estas sustancias antidopaje para aumentar sus capacidades físicas».

La sección de Salud Pública y Dopaje de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil española, que manejó la investigación, arrestó e investigó a seis personas en Cataluña y Andalucía acusadas de presuntos delitos contra la salud pública, pertenecientes a organizaciones delictivas, blanqueo de capital, apropiación indebida, fraude contra la Seguridad Social y lavado de dinero, según El País.

La red tenía una sección dedicada a la venta de las sustancias a través de siete direcciones de sitios web, que eran operadas por ciudadanos de nacionalidad serbia y una con sede en Barcelona. Según los informes, la red ha estado funcionando durante al menos 10 años, según la Guardia Civil española, y proporcionó las sustancias a los atletas de toda Europa.

La comunicación entre el comprador y el vendedor se realizó a través de redes de mensajería instantánea encriptadas a través de un número de teléfono austriaco, según El País. La Investigación accedió a datos de los compradores, como correo electrónico, registros de pagos y comprobante de recepción de pedidos.

«Espero que empecemos a recibir nombres desde el juzgado la próxima semana, y ya empezaremos a trabajar en ello», dijo Terreros. «Con los deportistas españoles trataremos nosotros, los demás se los enviaremos a la Agencia Mundial para que los reparta por sus correspondientes agencias nacionales antidopaje».

La Guardia Civil señaló que la calidad de la EPO era cuestionable dado que se descubrieron cientos de jeringas precargadas en la clínica, en malas condiciones de almacenamiento.

«La EPO era de primera calidad y sin caducar, pero los vendedores, aunque la enviaban en envases que aparentemente mantenía el frío no la habían almacenado en frío, por lo que seguramente sería no solo ineficaz, sino también peligrosa para la salud de los que se la inyectaran. Habrá muchos nombres de muchos deportes, porque la banda también mercadeaba esteroides anabolizantes procedentes de países del este, pero ninguno de deportistas muy conocidos», dijo Terreros.