Mikel Landa y Wout Poels

Tanto el Mikel Landa como Wout Poels apuntan al Tour de Francia como su principal objetivo de la temporada 2020 con su nuevo equipo Bahrain McLaren.

Mikel Landa y Wout Poels, las nuevas incorporaciones del equipo Bahrain McLaren, están planificando sus campañas para el 2020. La pareja, reunida después de competir juntos en Team Sky en 2016 y 2017, se une al Bahrain McLaren provenientes de equipos donde sus posibilidades de éxito personal quedaban en un segundo plano, ya sea por planificación o por accidente.

Para el vasco, la próxima temporada es una oportunidad para demostrar que puede hacer bien su trabajo como líder después de seis años de compartir galones en Grandes Vueltas en equipos como Astana, Team Sky y Movistar.

«Fue una atracción», dijo Landa al portal de noticias Cyclingnews sobre su traslado a Bahrein McLaren en el campo de entrenamiento del equipo en Hvar, Croacia.

«Están corriendo para ganar y también tienen un líder para Grandes Vueltas. Es muy importante sentir ese apoyo. Los corredores que me ayudan tienen ideas claras, así que todo ayuda».

Durante las últimas dos temporadas, Landa ha formado el infame y a veces disfuncional triunvirato del Movistar junto a Nairo Quintana y Alejandro Valverde, sin contar que en el Giro de Italia también estuvo detrás del eventual ganador Richard Carapaz.

Su paso al Bahrein McLaren hace que sea la primera vez en su carrera de nueve años que asumirá por completo la carga de liderazgo, pero esta responsabilidad no lo desconcierta.

«Creo que el equipo tiene ideas muy claras. Quieren competir por victorias y están tratando de ganar el Tour de Francia conmigo como líder. Todo el equipo me está apoyando, y eso es muy importante».

Landa terminó cuarto en el Giro de Italia y sexto en el Tour de Francia el año pasado, y en ambas carreras se vio obligado a descontar mucho tiempo. En Italia, perdió tiempo en las dos primeras pruebas de contrarreloj y comenzó las etapas de montaña con varios minutos de diferencia con los favoritos. Luego, en el Tour, perdió dos minutos en un choque en la etapa 10, y luego se vio afectado por algunas tácticas cuestionables del equipo.

«Creo que cada temporada terminas con más experiencia», dice Landa. «Cada vez que pienso en la temporada anterior me doy cuenta que no sabía lo suficiente. Así que ahora me siento confiado, más maduro y con más experiencia. Creo que estoy en un muy buen momento».

«El Tour tiene un recorrido muy apropiado para mí este año. Hay muchas subidas y muy poca contrarreloj. Es una muy buena oportunidad».

Si Landa se siente confiado sobre sus posibilidades en Francia este verano, también lo está Poels, que apuntará a la carrera con un objetivo completamente diferente.

Durante los últimos cinco años en el equipo británico, Poels ha pasado sus Grandes Vueltas al servicio de Chris Froome, Geraint Thomas y Egan Bernal. Los resultados han sido fenomenales, con Poels ayudando al equipo a obtener seis victorias, pero ahora está buscando sus propias oportunidades.

«Estaba un poco atrapado en las Grandes Vueltas», dice. «Nunca gané una etapa en el Tour, Giro o Vuelta. En este equipo puedo tener una oportunidad. Con Ineos podría hacer lo mío en otras carreras, pero aquí tendré un poco más de libertad. Así que es una muy buena oportunidad. A veces tienes que ir por eso».

Poels tuvo sus propias oportunidades en Ineos, especialmente cuando obtuvo la victoria en Lieja-Bastoña-Lieja en 2016. El año pasado también impresionó, terminando en el podio en el Tour Down Under y Volta ao Algarve, así como una victoria de etapa y el cuarto puesto en la General del Critérium du Dauphiné.

«Normalmente, sí. Ese es el plan», dijo Poels cuando se le preguntó si correría como líder durante todo el año. «El gran objetivo es saborear la victoria en una Gran Vuelta: lo más cerca que ha estado en el pasado han sido tres segundos lugares en varias etapas de la Vuelta.»

«Seguro, especialmente en el Tour. Sería increíble ganar una etapa allí. Este año será una carrera realmente difícil, así que veremos qué podemos hacer».

«Pensé en el Giro y la Vuelta, pero el equipo realmente me quería en el Tour, así que sí, firmé por tres años y tal vez el próximo año pueda hacer el Giro. Espero que mis mejores años comiencen ahora. Estaba compitiendo en un alto nivel el año pasado y no veo por qué no podría volver a hacerlo este año y el próximo. Estoy lleno de confianza».