Chris Froome (Team Ineos)

Chris Froome ha admitido que necesitará «unos pocos meses» para volver a su mejor forma, pero ha establecido al Tour de Francia 2020 su principal objetivo y conseguir una posible quinta victoria en la ronda gala.

Froome sufrió un fuerte accidente en junio durante una salida de reconocimiento de la etapa de contrarreloj en el Critérium du Dauphiné. Chocó contra una pared a 60 km/h y sufrió una fractura abierta en el fémur y otras fracturas en el esternón y el cuello. Recientemente se sometió a una cirugía para extraer las placas y tornillos metálicos que habían obstaculizado su regreso al entrenamiento.

El británico pudo andar en bicicleta a fines del verano y compitió en la corta carrera de contrarreloj por equipos en el criterio del Saitama con varios compañeros del Team Ineos a fines de octubre. Ahora ha sido autorizado para comenzar el entrenamiento completo y espera regresar a las carreras en febrero.

«Han pasado seis meses difíciles, pero creo que soy bastante afortunado si se considera que no fue peor ni más grave», dijo Froome, hablando con sus compañeros de equipo Geraint Thomas y Luke Rowe en un podcast.

«Ayer volví oficialmente a la bicicleta por primera vez desde mi segunda operación para sacar algunas de las partes metálica, así que espero que no haya vuelta atrás ahora y espero que todo lo que haga ahora sea hacia el Tour el próximo año. Veremos cómo va todo paso a paso.»

«Definitivamente no estaré listo para enfrentarme al Giro al 100 por ciento, así que creo que lógicamente el Tour tiene mucho sentido y, obviamente, para mis propias ambiciones, tratar de obtener el número cinco, el récord es un gran objetivo».

«También es bastante desalentador tener ese objetivo. Volver a la bicicleta por primera vez fue increíble, fue genial estar de nuevo en la carretera, pero también me di cuenta cuán lejos estoy en mi estado de forma para el Tour de Francia. He perdido seis meses y me llevará unos cuantos meses volver allí. Esa es mi motivación para mí, esa es la luz al final del túnel, para llegar al Tour en mi mejor forma otra vez.»

Rowe y Tomás bromearon diciendo que Froome se veía tan mal como siempre se veia en la bicicleta, alabándolo por evitar cualquier cambio en su físico después de sus lesiones. Froome es conocido por su espalda arqueada y la forma en que a menudo mira hacia abajo en lugar de mirar hacia adelante.

«Mi cabeza todavía está baja, eso no se solucionó en el choque», bromeó Froome. «He estado trabajando muy duro para mantener la forma y la forma en que corro, sin tener malos hábitos».

«Lo primero es volver a la bicicleta y luego tratar de solucionar algunas de las debilidades. Esa pierna derecha no ha estado funcionando correctamente durante seis meses, por lo que está bastante débil y necesita mucho trabajo».