Simon Yates (Mitchelton-Scott)

Simon Yates (Mitchelton-Scott) no se esconde y afirma categóricamente que se encuentra en las mejores condiciones para ganar su segunda Gran Vuelta consecutiva.

El ciclista británico se mostraba exageradamente confiado y dijo que si estuviera en la posición de sus rivales: «Me asustaría, me estaría cagando».

Yates tiene asuntos pendientes con el Giro de Italia después de perder el liderato de la carrera cuando estaba vestido de rosa y a solo dos etapas de montaña para finalizar la carrera en Roma el año pasado. El británico se muestra lleno de mucha confianza y está más que seguro de sus posibilidades de luchar por la victoria final.

«He estado pensando en esta carrera por casi 12 meses, estoy muy concentrado, estoy muy dedicado a ella», dijo.

Cuando se le preguntó quién era el favorito número uno para ganar el Giro de Italia, Yates se señaló con un dedo y dijo, con una voz absolutamente inexpresiva: «Yo».

En cuanto a por qué optó por ser el único favorito en iniciar mas tarde la contrarreloj individual en la primera etapa del sábado, con tormentas eléctricas pronosticadas en Bolonia, Yates parecía igualmente confiado.

«El clima es solo una predicción, nadie lo sabe», afirmó. «Ahora también sabré los tiempos exactos de mis rivales, así que también puedo solucionar eso y planificar una estrategia», agregó.

En cuanto a si cambiaría su bicicleta durante la contrarreloj para abordar la escalada final con un modelo más liviano, la respuesta de Yates fue corta y clara: «No.»

El ciclista de 26 años, quien ganó tres etapas en el Giro del año pasado antes de que su carrera se derrumbará en la etapa 19, insinuó que no volvería a realizar su agresiva exhibición de hace 12 meses.

«El Giro de este año se presta a ser conservador al principio», dijo. «La parte más difícil de la carrera está al final. Ahora tenemos una idea de cómo abordar estas carreras».

Yates también confirmó su plan para los próximos tres años, como se reveló en una entrevista con la revista Rouleur a principios de este mes, que busca conseguir la victoria del Giro este año, los Juegos Olímpicos en 2020 y el Tour de Francia en 2021.

«Me gusta planificar por adelantado», dijo, «establece metas y objetivos, y sí, haré todo lo que pueda para tratar de alcanzar esos objetivos».

El signo de interrogación perenne sobre la contrarreloj de Yates aún no ha desaparecido en la mente de algunos, parece que, a pesar de la sólida muestra en la contrarreloj del Giro del año pasado, su desempeño igualmente respetable en la larga crono de la Vuelta a España y su victoria de etapa en París -Niza en marzo.

«Es cierto que [Primoz] Roglic (Jumbo-Visma) tendrá una ventaja, pero he estado trabajando muy duro en las pruebas de contrarreloj y en la última que gané», argumentó Yates.

La otra gran diferencia en comparación con 2018, por supuesto, es que Yates ha ganado una Gran Vuelta:

«Tenemos el mismo plan que la Vuelta y gané», dijo Yates. «Así que abordaremos esto de una manera similar».

La otra diferencia, también, para Mitchelton-Scott es que Esteban Chaves regresa a una Gran Vuelta después de su montaña rusa en el Giro de Italia el año pasado. Pero el colombiano ahora está puramente en un papel de apoyo, como confirmó el viernes.

«Creo que algún día volveré a mi nivel de 2016», donde terminó en el podio del Giro, «pero esta vez no», dijo Chaves. «Mi único objetivo aquí es apoyar a Simon».