Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) / Foto: @veloimages

Peter Sagan (Bora-Hansgrohe), a pesar de la opaca temporada, sigue siendo uno de los grandes favoritos en conseguir la victoria en el Tour de Flandes 2019.

En declaraciones a la prensa en el hotel de su equipo en Roeselare, Sagan se mostró reticente a decir como estaba su estado físico a 24 horas de la gran carrera, y agregó que solo importaba el resultado cuando cruce la línea de meta en Oudenaarde mañana.

“Si gano mañana, diré que me siento exquisito y que si no gano, diré que me siento mal”, dijo Sagan con su risa habitual.

“No se trata solo de la condición. Se trata de cómo va la carrera y lo que podemos hacer. También puedes ganar la carrera si te sientes mal. Puedes perder la carrera si te sienes muy bien. Se trata solo de la carrera. Tú También puede tener un día de suerte, y todo va perfectamente, y podría ser bueno. También podría ser un infierno.”

“Solo estamos perdiendo el tiempo hablando de lo que he hecho en el pasado y lo que hare en el futuro. Estamos aquí ahora, y lo que sucederá mañana es una gran pregunta”.

Sagan ha tenido una campaña de clásicas reducida hasta el momento, luego de un comienzo de temporada muy ocupado. Después de correr tanto el Tour Down Under como la Vuelta a San Juan, Sagan se tomó más de un mes fuera de las carreras y se fue a la altura para un bloque de entrenamiento. Regresó a Tirreno-Adriático en marzo y llegó en cuarto lugar en Milán-San Remo.

Terminó en la posición 17 en la E3 BinckBank Classic, pero el tres veces ex campeón del mundo lució mucho mejor en Gent-Wevelgem, entrando en una buena fuga con Matteo Trentin, Mike Teunissen y Edward Theuns. Sin embargo, la carrera finalmente volvería a juntarse y Sagan no disputó el final al sprint, llegando en el lugar 32 y 13 segundos detrás del ganador Alexander Kristoff.

“Después de Milán-San Remo, vinimos aquí con el equipo y fueron las primeras carreras”, dijo Sagan. “Tuve que acostumbrarme al estilo belga de las carreras bastante rápido. Estuvo bien. E3 fue una carrera bastante dura. Estuve mucho mejor en Gent-Wevelgem, pero después de la carrera se fue con viento y al final fue un viento de cara y fue bastante difícil seguir con el pequeño grupo. Luego, nos atraparon justo antes del sprint. Fue así. Ahora, estamos esperando a Flandes y Roubaix.”

Independientemente de lo que Sagan piense en su estado de forma este fin de semana, muchos ven al Deceuninck-Quick Step como lo más peligroso de la carrera.

“No son más fuertes que antes, son solo un buen nivel de corredores que pueden jugar con muchas cartas. Tenemos que tratar de averiguar cuáles son sus objetivos y qué quieren hacer”, explicó Sagan.

“Por supuesto, muchos muchachos son muy fuertes, y debemos tenerlo en cuenta. Depende de que uno no sea peligroso, pero si dejas ir a cuatro o cinco corredores, entonces podría ser peligroso”.

“En Flandes, cuando los grandes líderes están peleando entre ellos, quizás alguno menos favorito pueda irse en la escapada y seguir adelante por mucho tiempo. Sucede muchas veces en el Tour de Flandes. Nunca podemos saber cómo será la carrera”.

“Pueden suceder muchas cosas. No es tan fácil como lo planearás ahora. Podrían pasar mil cosas antes. No puedes planear en el ciclismo, solo puedes planear en el momento en que te encuentres”.