Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step)

El francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) se presentó en la Milán-San Remo 2019 y no decepciono en absoluto!

Alaphilippe se presentó en La Classicissima después de los dos victorias de etapa en la Tirreno-Adriático y como el ciclista en mejor estado de forma en el primer segmento de la temporada con seis triunfos.

El ciclista del Deceuninck-Quick Step ha puesto su firma en el primer monumento de su carrera al superar a un pequeño grupo de corredores quienes siguieron su rueda en un duro ataque en el Poggio. Luego fue alcanzado por otros siete corredores, pero el francés mantuvo la calma en el final y, después de un intento de Matteo Trentin (Mitchelton-Scott) neutralizado por Wout Van Aert (Jumbo-Visma), aprovechó el muy largo sprint lanzado por Matej Mohoric (Bahréin-Mérida) para llevarse una muy buena victoria.

Para el ganador de dos etapas y la camiseta de la Montaña en la última edición del Tour de Francia, conseguir un triunfo como este lo deja sin palabras:

«No tengo palabras, es una emoción enorme», admitió muy emocionado y a punto de llorar al finalizar la carrera. “Realmente no pensé que podría vivir un día como este. Durante algunas semanas he estado experimentando excelentes sensaciones. Hoy me consideraron un corredor protegido en el equipo como Elia Viviani y al final decidimos endurecer la carrera después de que Tim Declercq hubiera estado trabajando todo el día. Estábamos aquí para ganar, pero hacerlo es otra cosa».

En los últimos 10 kilómetros, el ciclista francés se mostró muy concentrado para no cometer errores que le fuesen constado el triunfo:

«Tuve que concentrarme hasta el final y pensé solo en no cometer errores. Realmente hice un enorme esfuerzo en el Poggio, pero sabía que no sería fácil porque había corredores muy fuertes en el frente. Matteo Trentin fue el más rápido, pero hizo un gran esfuerzo antes y no le salió bien. No quería que otros anticiparan y lanzaran el sprint antes que yo, cuando vi que Mohoric se iba, me di cuenta de que era el momento adecuado para mí, fue realmente una carrera perfecta».