Dopaje Sanguineo

Las autoridades alemanas han confirmado que 21 atletas de cinco deportes diferentes y ocho países diferentes están bajo investigación como parte de la “Operación Aderlass”.

En una conferencia de prensa en Múnich el miércoles, el fiscal estatal Kai Gräber advirtió que había “más capítulos por escribir” en la polémica investigación.

La Operación Aderlass entró por primera vez en el dominio público durante los Campeonatos del Mundo de Esquí Nórdico del mes pasado en Seefeld, Austria, donde cinco esquiadores de fondo fueron arrestados como parte de la investigación sobre las actividades del doctor alemán Mark Schmidt.

Dos ciclistas austriacos han admitido haber cometido o planear dopaje sanguíneo. Stefan Denifl, anteriormente en Aqua Blue Sport, confesó haber hecho dopaje sanguíneo a la policía austriaca. Denifl disolvió su contrato con CCC Team en diciembre. Dos días después, Georg Preidler abandonó el equipo Groupama-FDJ después de revelar que le extrajeron sangre en dos ocasiones a fines del año pasado con la intención de realizar dopaje sanguíneo.

Mark Schmidt, ex médico de Gerolsteiner y Milram, fue una de las cuatro personas arrestadas el mes pasado luego de una redada en Erfurt, Alemania. En ese momento se incautaron unas 40 bolsas de sangre, y Gräber confia en que las bolsas de sangre podrían ser asignadas a atletas específicos.

“Los 21 atletas provienen de cinco deportes diferentes, de los cuales tres son deportes de invierno”, dijo Kai Gräber el miércoles, según Sportschau.de.

Gräber no mencionó a los atletas porque la investigación aún está en curso y se negó a confirmar si la lista de 21 nombres incluía atletas alemanes. Añadió que las transfusiones se llevaron a cabo en lugares diferentes, entre ellos Alemania, Austria, Suiza, Corea del Sur y Hawái.

También se anunció que se realizó un arresto adicional el lunes. Se afirma que el individuo en cuestión ha transportado bolsas de sangre y asistido a atletas en el dopaje.

“La línea de tiempo va desde finales de 2011 hasta 2019 en Seefeld”, dijo Gräber, y agregó que el número de transfusiones realizadas es de tres cifras. “Tenemos aquí una historia emocionante con muchos giros y el capítulo final aún no se ha escrito”.