Alexander Kristoff (UAE Team Emirates)

El noruego Alexander Kristoff (UAE Team Emirates) se vio obligado a abandonar el Tour de Omán 2019 después de sufrir una dura caída en la última etapa.

Kristoff era uno de los grandes favoritos para conseguir su segunda victoria consecutiva en el Mattrah Corniche en la última etapa del Tour de Omán, y espera terminar la carrera con una nota sobresaliente. Sin embargo, el velocista del equipo UAE no pudo terminar la carrera después de un fuerte choque que lo dejó con profundas laceraciones en su brazo y rodilla.

El accidente se produjo cuando quedaban algo más de 50 km para finalizar la carrera, en una zona en gran parte plana, y afectó a una parte del pelotón, incluido a Domenico Pozzovivo (Bahréin-Mérida), segundo clasificado, que pudo remontar y terminar a pesar de este inconveniente.

“Pasamos por una gran ciudad antes y hubo una gran pelea. Realmente no sé por qué hubo una pelea tan grande porque aún estaba muy lejos del final”, dijo Kristoff al portal de noticias Cyclingnews después de que las heridas hubieran sido curadas.

“En realidad, estaba tratando de tomármelo un poco tranquilo porque no vi la razón para pelear, así que estaba sentado en la última parte del pelotón. Entonces el accidente ocurrió en el medio. Estaba en el lado derecho y el choque se movió de la mitad a la derecha, desafortunadamente para mí, si se hubiera movido hacia la izquierda, habría estado bien.”

“Casi me las arreglé para frenar, pero luego golpeé una bicicleta y me estrellé contra un montón de personas y bicicletas, y luego creo que golpeé muchos equipos, porque no me dolió tanto, pero sufrí cortes”.

Consultado por la cadena Eurosport si la herida pudo haber sido causada por un freno de disco, Kristoff dijo que esa era su inclinación, pero que no podía decirlo con seguridad, solo que debe haber sido causado por algo afilado en una de las bicicletas.

Kristoff volvió a montar su bicicleta pero pronto tomó la decisión de retirarse de la carrera. Si hubiera sido el primer día, seguramente habría tratado de terminar la etapa, pero dado que era el último día, y la victoria se había convertido en una posibilidad remota, decidió subirse al auto y ser atendido adecuadamente por el personal médico.

“Salté sobre la bicicleta de repuesto, pero vi que sangraba mucho, luego miré y era tan profundo que ya no me sentía tan cómodo montando, así que me detuve”, dijo.

“Estoy un poco decepcionado. Me sentía bastante bien, así que creo que hubiera estado realmente luchando por la victoria de hoy. Salí de la carrera con algo, pero esperaba lograr una victoria más en la Corniche. Ah bueno, tal vez el año que viene”.