Deceuninck-Quick Step

El equipo Deceuninck-Quick Step en modo de protesta no participo en las ceremonias de premiación de la cuarta etapa de la Vuelta a San Juan 2019.

En la cuarta etapa de la Vuelta a San Juan, que finalizó en Villa San Agustín, el equipo belga mostro su desacuerdo ante la decisión de los organizadores de expulsar al corredor Iljo Keisse de la carrera argentina. Debido a esta decisión, el líder de la carrera, Julian Alaphilippe, el mejor ciclista Sub23 Remco Evenepoel y el colombiano Álvaro Hodeg hubieran subido al pódium a recoger los premios.

El equipo belga justifico la ausencia a la “fatiga”, con Alaphilippe, Evenepoel y Hodeg obligados a permanecer en los vehículos del equipo en lugar de dirigirse al podio después de la etapa. Los corredores se negaron a comentar y se quedaron en la camioneta de su equipo mientras la ceremonia del podio se desarrollaba sin ellos.

El equipo dijo que tiene la intención de continuar en la Vuelta a San Juan, en contraste con la amenaza del jefe del equipo Patrick Lefevere de sacar a los corredores de la carrera. Sin embargo, su decepción por la expulsión de Iljo Keisse fue palpable. El corredor belga fue expulsado por el organizador de la carrera el martes por la noche después de que un juez local lo multara con 3.000 pesos argentinos por fingir un acto sexual, mientras que una camarera local posaba para una foto con Keisse y sus compañeros de equipo el viernes pasado.

Alaphilippe tuvo que asistir al antidopaje después de la etapa, pero no asistió a la conferencia de prensa posterior a la carrera. El equipo empacó rápidamente y comenzó el viaje de cuatro horas de regreso a su hotel en San Juan.

El equipo refutó que esta no es una forma de protesta contra la expulsión de Keisse.

«No es una acción de protesta», dijo Alessandro Tegner, gerente de mercadotecnia y comunicación del equipo, a los medios de comunicación que se encontraban en la etapa.

«El podio es una obligación, pero si no te sientes bien, creo que tienes derecho a no subir al podio por una vez», dijo Tegner. «Para Remco y Álvaro, no se sintieron muy bien en la última parte de la carrera, así que decidimos no ir al podio. Mañana es otro día, y el viernes esperemos ir en el podio de nuevo”.

Tegner sugirió que los corredores han sido afectados por los eventos de los últimos días.

«Creo que con todas las situaciones que hemos tenido en los últimos días, con todo el estrés que tuvieron los corredores en las últimas horas, con la decisión, etc., creo que es normal que sientan la presión. Estoy Seguro que mañana es otro día, y el viernes estaremos al inicio de la etapa».

Los organizadores de la carrera y el comisario de la UCI aún no han reaccionado ante la decisión del equipo de ausentarse a las ceremonias, pero el equipo Deceuninck-QuickStep podría enfrentar una multa.