Iljo Keisse (Deceuninck-Quick Step)

Iljo Keisse se disculpó por lo que describió como un «momento estúpido» después de realizar mofas sexuales  a una camarera durante una parada de café en los días previos a la Vuelta a San Juan en Argentina.

El ciclista belga también negó haber tocado a la camarera y ​​afirmó que el caso había sido cerrado, con una multa de 3000 pesos que habría sido pagada.

Los detalles de lo que sucedió surgieron a última hora del lunes después de que el compañero de equipo de Keisse en Deceuninck-Quick Step, Julian Alaphilippe, hubiera ganado la segunda etapa de la Vuelta a San Juan que finalizo en Peri Lago Punta Negra.

Hablando a los medios de comunicación locales, la camarera explicó que había hablado con los corredores brevemente antes de pedir una foto. Keisse puso sus manos detrás de su cabeza mientras empujaba sus caderas hacia la mujer en el momento en que se tomó la fotografía. Ella afirmó que había rozado su cuerpo contra ella mientras posaba para la foto.

Iljo Keisse (Deceuninck-Quick Step)
Iljo Keisse (Deceuninck-Quick Step) – Foto: TLSDiario

Después de ver la fotografía, la mujer decidió llevar el asunto a un abogado y luego a la policía. Ella expresó su enojo por la situación y pidió a los organizadores de la Vuelta a San Juan que sancionaran a Keisse.

Después de permanecer en silencio el martes por la mañana, el belga de 36 años habló a los medios internacionales. Admitió que había hecho el gesto sexual, pero negó que hubiera algún tipo de contacto físico con la camarera.

Parecía decidido a seguir compitiendo a pesar de las llamadas del gobierno provincial de San Juan, que financia y organiza la Vuelta a San Juan, para que el equipo Deceuninck-QuickStep lo castigue.

«Me gustaría disculparme, especialmente con esta dama. Cometí un error, me doy cuenta de eso. No volverá a suceder», dijo solemnemente.

«También quiero pedir disculpas a todos los presentes, a los argentinos, pero no solo a ellos, a todos los que se sienten ofendidos por lo que hice. En realidad quiero disculparme con todo el mundo, fue una cosa realmente estúpida. Desearía poder regresar el tiempo pero no puedo. Para mí, no puedo hacer más en este momento que decir que lo siento y prometo que cosas así nunca volverá a suceder.»

«Cometí un error. Hice un movimiento estúpido con la mano. No lastimé a nadie, sí, los sentimientos, pero no soy un ladrón, no soy un criminal. Soy humano, cometí un error. Vine a Argentina para hacer esta Vuelta a San Juan. Realmente lamento lo que hice pero estoy aquí para correr y me gustaría continuar haciendo eso».

Keisse reveló que fue interrogado por la policía el lunes, pero insistió en que el caso ya estaba cerrado. Los informes de los medios locales indicaron que Keisse recibió una multa de 3000 pesos argentinos y que ha realizado el pago, aunque el ciclista no hizo ninguna referencia al respecto.

«La señora presentó una queja ante la policía sobre mi persona y mi acción. También tuve que ir a la policía y dar mi versión de los hechos, y eso fue el lunes pasado. Cerraron el caso. Este caso fue cerrado. Para mí, legalmente, esto había terminado. Pero luego comenzó la polemica», dijo Keisse, confirmando que no se habían presentado cargos contra él.

Keisse también dio su versión de lo que sucedió en el bar el viernes pasado.

«Fuimos allí después de entrenar para tomar un café, fue en la calle principal. Era viernes, a la una, con todo el equipo. Tomamos café, estuvimos unos 45 minutos, pagamos, le dimos una propina a la camarera, tomamos nuestras bicicletas para irnos», detalló.

«Preguntó si era posible tomar una foto. Tomamos una foto como tomamos 1,500 todos los días. Una foto normal. Pidió otra foto. Se inclina un poco hacia adelante para encajar mejor en la foto y en un momento estúpido, hago un movimiento estúpido con mi mano, lo que realmente lamento. Todos habéis visto el resultado de eso.”

«Quiero dejar claro al 100% que no la toqué. No la toqué. No con mis manos, no con mis rodillas, no la toqué. En ese momento tampoco hubo reacción de la dama. Estuvimos allí en gran compañía con gente del equipo; había otras personas que nos rodeaban. Estaba en la calle principal. Había mucha gente».

Keisse sugirió que el informe y la reacción al caso fueron demasiado lejos.

«No soy una persona irrespetuosa. Pero bueno, cometí un error, soy humano. Me siento un poco tratado como un criminal en este momento y puedo entender que no son días fáciles para esta dama, tampoco lo es para mí o mi esposa o mis hijos o mi familia en casa, no es fácil. Creo que las cosas están un poco fuera de control ahora y me gustaría continuar y concentrarme en la carrera”.

Keisse está compartiendo una habitación con el neo-profesional Remco Evenepoel de 19 años y aceptó que debería actuar como un modelo a seguir.

«Sé que tengo un cierto rol en el equipo. Soy uno de los muchachos más viejos. Se supone que debo ser un modelo a seguir, trato de hacer eso todo el tiempo. Siempre estoy ahí para mi equipo, pero bueno, como dije, soy humano, cometí un error. Sin pensarlo, en una fracción de segundo, la imagen estaba allí».

Los organizadores de la carrera emitieron una declaración poco después de que Keisse había hablado con los medios de comunicación. Ellos «solicitaron al equipo que tome las medidas disciplinarias correspondientes con el ciclista involucrado en el desafortunado evento».

Pidieron un castigo ejemplar como señal de respeto. Sin embargo, Keisse debe comenzará la prueba contrarreloj de 12 km en Pocito más tarde el martes, y el equipo Deceuninck-QuickStep dijo que continuará en la Vuelta a San Juan.