Patrick Lefevere

Patrick Lefevere, gerente de Deceuninck-QuickStep, describió la retirada de Sky del ciclismo como un golpe duro para el deporte. Sin embargo, si hay un lado positivo para el belga, es que, si Team Sky sobrevive más allá de este año, su ventaja financiera podría recortarse.

El Team Sky fue creado en 2010 y, con un presupuesto que supera cómodamente al resto de los equipos WorldTour, han ganado seis ediciones del Tour de Francia, junto con el Giro de Italia y la Vuelta a España. Sin embargo, el futuro del equipo se puso en duda el mes pasado cuando se anunció que la empresa ​​Sky terminará su respaldo al equipo a fines de 2019.

Lefevere está familiarizado con la situación en la que se encuentra su homólogo Dave Brailsford. El gerente de Quick-Step pasó la mayor parte de la temporada pasada buscando nuevas inversiones para asegurar el futuro de su equipo, y eventualmente incorporó a Deceuninck como patrocinador principal, pero no antes de que los ciclistas Niki Terpstra y Fernando Gaviria buscaran nuevos rumbos en otros equipos.

«Recibí algunas llamadas telefónicas de personas que probablemente pensaron que era un hombre feliz porque Sky está desapareciendo, pero eso no es del todo cierto», dijo Lefevere. «Nunca es bueno pensar que el Manchester United o el Real Madrid desaparecen del fútbol. Es una historia triste».

Quick-Step fue el equipo más exitoso en el pelotón en 2018. A pesar del éxito de Lefevere en los últimos años, no ha disfrutado de la libertad financiera que disfrutaba Brailsford en el mercado de transferencias, y cada vez más ha tenido que despedirse de ciclistas claves, mientras busca atraer a los ciclistas más jóvenes.

Muchos se han preguntado si la superioridad financiera del Team Sky es saludable para el deporte, dado que su presupuesto supera el doble del promedio del resto de equipos de €18 millones. Lefevere insistió en que quiere que el equipo continúe, pero en una escala que garantice un campo de juego más equilibrado.

«Espero que Dave encuentre nuevo dinero, pero espero que encuentre 25 millones [de euros], no 40, entonces la competencia ya no será tan desigual», dijo Lefevere.

«Luego tiene que dejar a los ciclistas salir, como yo tuve que hacer con Niki o Gaviria, y eso significa que ya no puede pensar más con su billetera; tiene que pensar con la cabeza cuando compra un ciclista».