Dopaje Sanguineo

Investigadores daneses han publicado un estudio en el que demuestran un aumento del 5% en el rendimiento después de una microtransfusión de solo 135ml de glóbulos rojos.

Nikolai Baastrup Nordsborg, el investigador principal del Departamento de Nutrición, Ejercicio y Deportes de la Universidad de Copenhague, dijo al portal de noticias Cyclingnews que los experimentos de Bedjer et al, cuyos resultados se publicaron en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise, comenzaron debido a los recientes rumores de que los atletas estaban usando este método.

«Se habló de esto hace más de cinco años en el entorno antidopaje», dijo Baastrup Nordsborg. «Hubo rumores acerca de que los médicos recomendaron a los atletas que no tomen dosis demasiado altas de sangre porque eso aumentaría el riesgo de ser atrapado. Sobre la base de esos rumores, entonces empezamos a pensar que necesitamos poder detectar estos pequeños volúmenes”.

«¿Creo que se está utilizando? Bueno, no tengo ninguna prueba para decir eso, pero puedo decir de forma muy general que la historia nos ha mostrado que somos ingenuos si esperamos que la gente haga más o menos todo lo que es posible.”

«Hasta nuestro estudio, los estudios que se habían realizado utilizaban una, dos o incluso tres bolsas de sangre, y sabemos por la historia del ciclismo que algunos de los corredores en la década de los 80 usaron aún más, con cuatro, cinco, incluso seis bolsas de sangre.”

«Pero en este estudio, fuimos por el otro lado y dijimos qué pasaría si le damos la mitad de una bolsa, y la mitad de una bolsa corresponde a 135 mililitros de lo que se denomina glóbulos rojos empaquetados, de modo que se trata de glóbulos rojos sin la fracción de plasma.»

Lance Armstrong
Lance Armstrong admitió realizarse transfusiones sanguíneas

Baastrup Nordsborg enfatizó que habían considerado la parte ética de publicar un informe que podría usarse como una hoja de ruta para el dopaje.

«Necesitamos saber cuál es el límite inferior que tenemos para detectar transfusiones. Entonces, si no hacemos este tipo de experimentos en los que intentamos ajustar el volumen en pequeñas dosis, entonces simplemente no sabemos cuál es nuestra sensibilidad cuando hacemos pruebas antidopaje.”

«Es una consideración ética si se debe dar a conocer al público, pero creo que es más importante, especialmente en materia de antidopaje, creo que es muy importante ser abierto y mostrar los resultados que tenemos, más que ser reacios a compartir conocimientos y no simplemente ignorar lo que podría estar pasando».

Las autoridades antidopaje han podido detectar transfusiones de sangre entre personas compatibles (homólogas) durante años. Tyler Hamilton y Alexandre Vinokourov fueron suspendidos por este tipo de dopaje, otros atletas han recurrido al EPO mediante micro dosis o transfundiendo su propia sangre. Es por eso que conocemos a Eufemiano Fuentes y la Operación Puerto.

Eufemiano Fuentes
Eufemiano Fuentes, implicado en la Operación Puerto

Numerosos estudios han confirmado el beneficio en el rendimiento de una transfusión autóloga de más de 800 ml de sangre total, pero los experimentos con volúmenes más bajos no son definitivos.

En el experimento se utilizaron nueve sujetos de prueba, la mitad de los cuales se extrajeron 900 ml de sangre completa, mientras que la otra mitad tuvo una extracción de sangre falsa (placebo, PLA).

Cuatro semanas después, los sujetos recibieron 135 ml de glóbulos rojos empaquetados o solución salina para el grupo de placebo. Dos horas después, se les pidió que realizaran una prueba de ejercicio que incluía un esfuerzo de 650 kcal.

Tres meses más tarde, los grupos se invirtieron, ya que aquellos a los que se les había extraído la sangre anteriormente estaban sujetos a la extracción de sangre «simulada» y a los que no se les había extraído sangre se les habían extraído 900 ml. Cuatro semanas después, los sujetos realizaron el mismo estudio de ejercicio, pero al grupo que más recientemente se le extrajo sangre se le administró los 135 ml de glóbulos rojos.

Los vatios producidos durante la prueba de cada sujeto se compararon antes y después de la inyección de solución salina o sangre.

Hubo variabilidad entre los esfuerzos para el ensayo «simulado» de cada persona: los investigadores afirman que esto se debió a que las pruebas tuvieron lugar con cuatro meses de diferencia. Más importante aún, el ABT post-135ml mostró un aumento de rendimiento estadísticamente significativo (P <0.05) de aproximadamente el cinco por ciento.

El estudio fue muy pequeño: de los nueve sujetos, solo siete completaron las pruebas. Pero Baastrup Norsborg dice que el diseño del estudio (crossover doble ciego) les da confianza en los resultados.

«Cada participante sirve como su propio control… Así que eso significa que tenemos que tener una confianza muy alta en las pruebas que vemos en la bicicleta».

Si bien el estudio tiene sus limitaciones, las medidas de VO2 Max y hemoglobina no aumentaron al mismo ritmo que se podría esperar, y hubo poco aumento adicional en el rendimiento después de una transfusión de sangre más grande, el documento sirve como plataforma para los investigadores antidopaje de intensificar los esfuerzos para desarrollar nuevos métodos.

«Si puede obtener un aumento del cinco por ciento en su rendimiento de una transfusión baja, entonces tiene el mismo efecto de mejorar el rendimiento como una transfusión alta», dijo Baastrup Nordsborg.

«Y eso es preocupante porque si puede obtener el mismo efecto de mejora del rendimiento con un volumen bajo como con un volumen alto, entonces realmente tenemos un problema».

La UCI (ahora la Cycling Anti-Doping Foundation – CADF) ha usado el pasaporte biológico durante años para detectar indirectamente cambios en los valores de la sangre que podrían indicar una transfusión para mejorar el rendimiento. Pero Baastrup Norsborg admite que es posible que el pasaporte sea menos sensible con las transfusiones de menor volumen.

«Sabemos de antemano que cuando reducimos el volumen de la transfusión, la detección se está volviendo cada vez más difícil. Y, por lo tanto, también esperamos que esto sea difícil, pero no informamos esos resultados en el manuscrito, pero ahora ciertamente lo haremos».

Michael Rasmussen
Michael Rasmussen

Rasmussen, quien admitió haber usado dopaje sanguíneo, EPO y otros métodos para mejorar el rendimiento durante su carrera, ya había hablado sobre esto:

«Dije en la TV2 durante el Tour de Francia del verano que es posible en gran medida hacer lo que hice en mi tiempo como ciclista activo en el pelotón, doparme con tu propia sangre sin ser detectado», dijo Rasmussen.

El retirado ciclista también puso el estudio en perspectiva: «Si repitieras el experimento con 20 corredores del Tour, obtendrías una imagen más precisa del aumento de potencia, pero el hecho es que el dopaje de sangre funciona».

«Hasta que no haya una prueba de dopaje en sangre fiable al 100 por ciento, no hay necesidad de reforzar y mantener la ilusión del deporte puro».

Podría ser posible, pero ¿los ciclistas realmente están usando estas micros transfusiones? Solo el tiempo lo dirá!