Philippe Gilbert (Quick-Step Floors)

Philippe Gilbert (Quick-Step Floors) ya sabía que su Tour de Francia había terminado antes de que se le diagnosticara una fractura en la rótula izquierda el martes por la noche. El belga estaba en la fuga en la etapa 16, descendiendo por el traicionero Col de Portet d’Aspet, cuando trazo mal una curva y chocó contra un muro de piedra y caer en un abismo de tres metros.

Su equipo confirmó que sufrió una «fractura en el polo lateral de su rótula izquierda», pero teniendo en cuenta la muerte de Fabio Casartelli en el mismo descenso hace 23 años, Gilbert sabía que su caída podría haber sido peor.

«Antes que nada, quiero decir que estoy feliz de estar aquí después de ese momento difícil», dijo Gilbert en un comunicado de prensa del equipo. «Aterrice bastante duro sobre algunas piedras, y al principio no quería moverme, pero alguien de Mavic vino y me ayudó a pararme y a arrastrarme hacia ese barranco».

El mundo del ciclismo dio un suspiro de alivio cuando Gilbert se paró en el borde de la carretera y levantó los pulgares hacia la cámara de televisión, pero después de que terminó la etapa y fue examinado en el camión médico, sabía que no continuaría en la etapa 17.

«No es así como quería terminar mi Tour, y dejarlo así me duele mucho», dijo Gilbert, quien recibió el premio más combativo por su ataque, y su compañero de equipo Julian Alaphilippe reclamó la victoria en la etapa.

«Al ver su bicicleta en el suelo me asusté un poco, así que reduje la velocidad en el descenso», dijo Alaphilippe. «Es una verdadera lástima que se haya estrellado y ahora está fuera del Tour. Ha sido un gran ayudante para el equipo durante la carrera y merece mucho crédito por el papel desempeñado en nuestro éxito».