Mikel Landa , Nairo QUintaa y Alejandro Valverde

Mikel Landa (Movistar Team) dice que el “status quo” entre los ciclistas del Team Sky, Geraint Thomas y Chris Froome, solo puede durar tanto tiempo antes de que ‘el ego y la ambición’ aparezcan.

Si algún rival tiene una ventana en la mente del dúo Team Sky, es Landa, quien pasó dos años en el equipo antes de partir hacia Movistar durante el invierno.

El ex equipo de Landa ha bloqueado los dos primeros lugares en la clasificación general desde la etapa 11 a La Rosière cuando Thomas tomó la victoria de etapa y la camiseta amarilla. Con los dos ciclistas manteniendo el ritmo en este momento, el equipo no se ha visto obligado a hacer una llamada en cuanto a qué ciclista poner en la línea, pero hay mucho en juego y Landa cree que las cosas podrían cambiar en la última semana.

“Hasta ahora ha habido mucha calma entre Thomas y Froome, pero está claro que los dos tienen mucha ambición», dijo Landa.

«Para Thomas, un éxito aquí sería cumplir el sueño de él y muchos otros ciclistas, que es ganar el Tour, mientras que para Froome sería ganar el quinto y entrar en la historia. Antes o después aparecerá el ego, la ambición de cada uno”.

Movistar ha sido uno de los equipos de clasificación general más agresivos, principalmente usando a Alejandro Valverde para tratar de presionar al Team Sky. Valverde realizó un ataque de largo alcance en la etapa 11, que se quedó corto y, sin inmutarse, lo hizo nuevamente al día siguiente.

El lunes, el ciclista de 38 años dijo que el equipo quiere trabajar con otros escuadrones para ayudar a ‘desmantelar’ el tren del Team Sky, pero agregó que están luchando por encontrar voluntarios. Todavía espera poder ganar algo de apoyo a medida que la carrera llega a los Pirineos.

«Nuestra voluntad es tratar de aislar a Sky, aunque también necesitaremos ayuda de otros equipos, que es lo que en este momento no estamos teniendo», dijo Valverde. «Sunweb tienen siempre la ‘suerte’ de correr a rueda, aguantar y luego ir sumando segundos y terceros puestos con algunos segundos de ventaja.”

“Lotto NL-Jumbo ha adoptado una actitud similar, al margen de la gran exhibición de Kruijswijk, sin que haya habido un papel real de equipo para luchar por romper la carrera. Nos gustaría tener ayuda de ellos y otros conjuntos para desmontar como bloque a Sky. Alguna vez hemos hablado, pero es complicado, ya que cada uno busca sus objetivos, y la estrategia que están utilizando les va bien y es difícil hacerles cambiar”.

Landa secundó la opinión de su compañero de equipo, diciendo: «Nuestra ambición es seguir intentando desgastar al Team Sky, ponerles en dificultad, sin olvidarnos de que nosotros dos estamos sexto y octavo en la general, y de que tenemos corredores por delante en la misma, como Roglic o Dumoulin, que también deberán ayudar a hacer daño. Sky ha perdido un corredor importante como Moscon, un hombre muy polivalente que les hacía un gran trabajo tanto en el llano como en las subidas, y el equipo deberá ser un poco más débil».

Movistar entró en el Tour de Francia con grandes ambiciones, alineando a los tres mejores ciclistas de clasificación general. Sin embargo, las cosas no han ido al plan durante las primeras dos semanas. Nairo Quintana sufrió un problema mecánico en los últimos kilómetros de la etapa 1 y perdió más de un minuto ante los otros contendientes, y colectivamente perdieron más terreno en la contrarreloj por equipos de la etapa 3.

Landa fue el siguiente en sufrir un infortunio cuando se estrelló mientras bebía de su bidón en la etapa adoquinada. Solo perdió siete segundos ese día, pero las consecuencias de la caída se han sentido durante toda la segunda semana para el español y ha tenido problemas en algunas de las etapas de montaña. Valverde, quien fue su mejor ciclista al comienzo de la semana, perdió tiempo en las etapas 11 y 12 después de largos ataques, mientras que Quintana luchó en el calor antes de hacer una pequeña remontada en Mende el sábado.

Con cinco días de carreras por delante, menos la etapa final de París, Landa es ahora la ciclista de mejor posicionado de Movistar en el sexto lugar con 3:42 detrás de Thomas, mientras que Quintana se ubica en el octavo lugar a 4:23 y Valverde es 11 a 9:36. Quintana no se desanima por las diferencias de tiempo y cree que lo tienen que intentar en la última semana.

«En algunos otros Tours, de hecho, hemos estado más lejos que ahora del objetivo a estas alturas de carrera, así que cualquier cosa puede ser posible», dijo Quintana. «Nosotros seguimos convencidos de que nos tiene que salir un día bueno, y si lo encontramos, haremos lo posible por aprovecharlo. Uno puede hacerse cuentas, números… pero lo que pasa por mi cabeza es tener un buen día y aprovecharlo sin pensar en esos números. Que salga lo que tenga que salir.”

«Tenemos por delante tres días muy duros, sobre todo con esa etapa corta de 65 km el miércoles, para escaladores puros, sobre un terreno que conocemos y en el que estamos convencidos de que podemos ir bien. Y al final del todo, el sábado, tendremos que afrontar la contrarreloj, un terreno que hemos visto que no nos desfavorece demasiado, a pesar de que no tengamos una ventaja.”

“Nuestra mayor fortaleza es ese convencimiento que tenemos de que, en nuestro histórico personal, en la tercera semana solemos ir mejor. Toca esperar y buscar alguna debilidad en los rivales que tenemos, que hasta ahora, la verdad, han demostrado que están fuertes. Esperamos poder y saber, jugar bien nuestras bazas en compañía de nuestros directores, conseguir primero debilitar al Sky y luego, aspirar a lo que estamos intentando lograr».