Nairo Quintana

Movistar Team jugó sus cartas en la etapa 11 del miércoles con final en La Rosiere, pero la jugada para el líder del equipo, Nairo Quintana, no resulto como esperaban.

Al final, Nairo Quintana se consolido como líder claro del equipo telefónico y ascendió al top 10 por primera vez en el Tour de Francia de este año.

«Hemos querido ‘jugar’, pero la verdad es que no nos encontrábamos como esperábamos. Fue un ritmo muy duro todo el día y hemos perdido unos segundos que espero no sean demasiados como para intentar seguir peleando por la carrera», dijo Quintana, que ahora es noveno en la general después de la etapa.

El equipo español insinuó después de la etapa 10 que tomarían un enfoque agresivo del día y no decepcionaron. Después de que Team Sky marcara el ritmo en la escalada de apertura, Movistar Team envió a Daniele Bennati a tirar del grupo antes de que Alejandro Valverde atacara a solo tres kilómetros para el final del Col du Pré.

Valverde se unió a Marc Soler, quien había estado en la escapada del día y alcanzo a tener hasta dos minutos de ventaja sobre el grupo de favoritos. Sin embargo, no sería suficiente y el ciclista de 38 años fue capturado a menos de 10 kilómetros, antes de que se descolgara por el cambio de ritmo impuesto por Team Sky. En su ataque, esperaba poner en problemas a Geraint Thomas y Chris Froome del Team Sky, pero al final terminaría a 3:30 con Thomas, que ganó la etapa. Para Valverde habría un consuelo: subió al podio por el premio a la combatividad del día.

Al haberse mantenido a salvo en el grupo principal, Landa pudo quedarse con ellos un poco más que su compatriota, pero él también sufrió y no soporto el ritmo de los favoritos de la general. Aun sufriendo las secuelas de su accidente del domingo, todo lo que Landa pudo hacer fue ver a su compañero de equipo Quintana tratar de seguir a los más fuertes.

«Se me ha hecho durísimo el día. Me ha empezado a doler la espalda en el primer puerto y en esta parte final no podía seguir el ritmo”, dijo Landa. «Empezamos el día queriendo animar la carrera y Valverde lo hizo, y en la final, esperaba que Quintana pudiera quedarse con Froome. Lo tomo día por día.»

«La escalada final no fue adecuada para Quintana o para mí, sino para escaladores más poderosos como Geraint Thomas».

Todavía queda una gran etapa de montaña por delante antes de otras tres etapas onduladas, donde es poco probable que produzcan grandes brechas de tiempo. Sin inmutarse por el resultado desfavorable, Landa dice que Movistar intentará hacerlo lo mejor posible.

“Tendremos que evaluar la carrera, descansar y ver cómo amanecemos mañana. Habrá que seguir intentándolo», dijo. «Veremos con nuestros médicos cómo estamos y luego pensaremos en cómo continuar».

«Mañana, tenemos Alpe d’Huez. Será una etapa brutal, y tendremos que intentar y hacer que sea una etapa difícil».