Rigoberto Urán

La campaña de Rigoberto Urán en el Tour de Francia continuó deshaciéndose después de sufrir más problemas en la etapa 10 con final en Grand Bornand y perdió 2:36 ante sus rivales. Urán ahora se encuentra en el puesto 22, a más de siete minutos del maillot amarillo, y ahora es el último entre los favoritos de la carrera.

El ciclista de EF Education First-Drapac ya había perdido una gran cantidad de tiempo antes del día de descanso después de sufrir un fuerte accidente durante la etapa adoquinada del domingo. Los efectos segundarios de la caída siguen haciendo mella y el tiempo perdido en la etapa 10 fue aun peor que el perdido el domingo. Rigoberto se queja de un fuerte dolor en la rodilla y espalda durante la etapa. Después de haber mantenido el contacto durante todo el día, el último obstáculo fue demasiado, y se vio descolgado en el Colombiere a 14 kilómetros restantes de meta.

«Sin estrés» ha sido su mantra durante toda la carrera y, a pesar de las pérdidas, todavía tenía una sonrisa en su rostro y una visión filosófica cuando habló con la prensa mientras pedaleaba después de la etapa.

«Traté de estar al frente, pero el golpe fue complicado. Hoy, durante la etapa, tuve un poco de dolor en la espalda y perdí un tiempo importante. Evaluaremos las cosas con el equipo y veremos qué puedo hacer y lo que podemos hacer», dijo.

«La verdad es que también tengo un dolor en la rodilla, y durante la carrera fue un poco a peor. El ritmo fue bastante alto. Además de las lesiones, me siento bien».

Con 11 etapas más por venir en el Tour de Francia de este año, hay tiempo para que Urán cambie las cosas. La victoria ciertamente está fuera de los objetivos más asequibles dado el tiempo que ya perdió con sus rivales. Urán dice que no está listo para tirar la toalla, pero cuáles serán sus nuevas ambiciones aún está por verse.

«De seguro, continuaré compitiendo. Veremos de qué manera correremos mañana», dijo Urán. «Cuando tienes un golpe como este, solo tienes que ver cómo van las cosas».

No habrá etapas fáciles para que Urán se recupere, por el contrario, las etapas de montañas se vuelvan más densas y rápidas. Mientras que el jueves hace presencia Alp d’Huez, la oferta de 108km del miércoles será una dura prueba para sus lesiones.

«Mañana será una etapa realmente corta, dura y explosiva, y es por eso que estaré en los rodillos para ver si la hinchazón disminuye».