Chris Froome (Team Sky)

Chris Froome (Team Sky) y la mayoría de sus rivales en la General llegaron juntos en el primer encuentro con la montaña del Tour de Francia 2018.

El único momento de preocupación de Froome en la etapa llego en el tramo de grava de 1,8 km en la Glières. Esto no se parecía en nada a los caminos de tierra del Finestre en el Giro de Italia, pero el perfil y el terreno fueron suficientes para interrumpir el control del Team Sky luego de que Froome pinchara y luego necesitó otro cambio de rueda para su bicicleta.

«Tuve un pinchazo en la sección de tierra y conseguí una rueda de repuesto de un compañero de equipo solo para descubrir que también estaba mala».

De inmediato sus compañeros de equipo se enteraron de los problemas de Froome se alejaron de la punta y no siguieron controlando la carrera.

«Fue un poco como una comedia de errores, pero recibí una rueda del servicio neutral», dijo Froome. «Afortunadamente estaba muy lejos de la meta, así que las cosas no estaban demasiado locas y pude volver a entrar».

Froome nunca fue puesto a prueba durante el resto de la etapa, con su equipo tomando el control de grupo, solo un tímido ataque de Dan Martin (EAU Team Emirates) a metros de coronar el último puerto. La movida del irlandés ayudó a reducir un número de contendientes, pero Froome, Geraint Thomas y el núcleo de la unidad de escalada del Team Sky se mantuvieron firmes.

En el valle, Julian Alaphilippe (Quick-Step Floors) se llevó la victoria de etapa del Tour de Francia, mientras que Greg Van Avermaet (BMC Racing) mantuvo valientemente su maillot amarillo para un día más de carreras.

«Fue un buen día para nosotros», dijo Froome. «No podríamos haber pedido mucho más. Fue bastante estable. Alaphilippe hizo un buen viaje para ganar la etapa, y obviamente Greg lo hizo al entrar en la fuga y aferrarse a la camiseta amarilla por otro día. Ves, fue bueno tener los números al frente en el primer gran día de montaña. Creo que los muchachos realmente mostraron exactamente para lo que estábamos entrenando”.

El hecho de que Rigoberto Urán, finalista de 2017 (EF Education First-Drapac) haya perdido más de dos minutos en la llegada, complacerá a Team Sky por sus esfuerzos, pero la realidad es que los oponentes más duros están a la espera. Con dos días más en los Alpes aún por venir, la carrera está finamente equilibrada por ahora. Froome se encuentra sexto en la general, con la mayoría de sus rivales dispersos a un minuto de él.

«Me sentía bastante bien», dijo Froome. «Nos esperan algunos días grandes. No estoy totalmente sorprendido de que Movistar no haya atacado en la última subida. Todos tienen su propio plan de juego y probablemente estén pensando en los días difíciles que se avecinan. No hubo problemas con los espectadores. Hubo un comentario extraño, el fan extraño que fue negativo, pero es el Tour de Francia y así son las cosas».

Cuando se le preguntó si él o Team Sky podrían haber tomado la camiseta amarilla en la etapa 10, el ganador del Giro de Italia respondió diplomáticamente.

«No quiero quitarle nada a Greg Van Avermaet«, dijo Froome sobre el actual líder general. «Hizo una carrera fantástica hoy. Conseguir entrar en la fuga en un día tan montañoso no fue fácil, así que hizo un gran trabajo para aferrarse a él y estoy seguro de que volverá a pelear por él mañana. Realmente mostró sus cartas hoy. Todos jugaron un poco conservador. Tal vez estaban pensando en los próximos dos días, que también serán bastante difíciles.”

«Fue el primer día de un bloque de tres días. No fue un final en alto. No creo que nuestros grandes rivales necesariamente mostraran su mano hoy. Para nosotros, se trataba más de mantenerse al frente y salir de problemas, y fue realmente agradable ver que teníamos los números allí arriba cuando comenzó a ser selectivo hacia el final».

La etapa 11 a La Rosière será mucho más decisiva, con un perfil corto con cuatro escaladas y el primer final en alto de la carrera. Sin duda, Team Sky utilizará su libro de jugadas, pero sus oponentes están preparados para al menos tratar de dejar su huella.

«Mañana es el primer final en alto», dijo Froome. «Ciertamente deberíamos ver una final más explosivo de lo que vimos hoy y, especialmente después de hoy, deberíamos ver algunas piernas cansadas y eso significará la apertura de algunas brechas».