Mikel Landa (Movistar Team)

Mikel Landa dice que no tiene lesiones de consideración después de sufrir una aparatosa caída en la novena etapa del Tour de Francia este pasado domingo.

Landa logró evitar la carnicería en los adoquines, y se accidento cuando faltaban más de 30 kilómetros para finalizar. En ese momento, Mikel Landa se descuidó y atravesó una alcantarilla que lo hizo caer fuertemente contra el pavimento. Golpeado y magullado, él, con la ayuda de su equipo, inicio una fuerte persecución y limitó sus pérdidas a solo siete segundos. Landa dijo después que solo eran ‘heridas superficiales’, pero solo el tiempo diría cómo respondería su cuerpo.

Después de una larga transferencia a los Alpes, Landa y sus compañeros de equipo restantes, que fueron uno menos después de perder a José Joaquín Rojas en el mismo choque que eliminó a Richie Porte, se dirigieron a un corto viaje de entrenamiento en Annecy. A pesar de estar cubierto de vendas, estaba de buen humor.

«Después del golpe de ayer, pude relajarme bastante bien», dijo Landa. «He descansado bien; no tuve mucho problema para dormir. Esta mañana, como es normal, me he resentido de algún golpe, pero he entrenado con normalidad y creo que no habrá problema para mañana»

Después de pasar por la etapa de adoquines con sus esperanzas en la clasificación general todavía intactas, el equipo ahora se enfoca en las montañas. Alejandro Valverde lidera la carga en este momento en el quinto lugar de la general con 1:31 de desventaja, con Landa a 1:42 -al mismo tiempo que el campeón defensor Chris Froome (Team Sky)- y Nairo Quintana a 2:50 después de perder tiempo con un problema mecánico en el primer día de carreras.

Después del día de descanso, el Tour de Francia se reanudará el martes con una etapa con perfil montañoso de Annecy a Le Grand Bornand.