Nairo Quintana (Movistar Team)

Después de no mostrar su mejor cara en la etapa reina del Tour de Suiza el jueves, Nairo Quintana (Movistar Team) dio una tremenda exhibición este viernes en la etapa 7 de Arosa. El escalador colombiano logro descontar mucho tiempo con el líder dela carrera Richie Porte (BMC Racing) después de atacar a más de 25 kilómetros de meta.

Todo era parte de una estrategia agresiva de la escuadra española, que envió a Víctor de la Parte a que hiciera parte de la fuga. Y es que Nairo se mostró como en sus mejores años realizando un ataque más de 25 kilómetros de la línea de meta. Victos de la Parte que hacia parte de la fuga ayudo en varios kilómetros a Quintana, pero el colombiano dando una muestra de valentía logro ganar la etapa en solitario y descontar 22 segundos a Porte en la General.

Si bien no fue suficiente para hacerse con el liderato de la carrera, esta magnífica maniobre le dio a Quintana algunas señales positivas antes del Tour de Francia a solo unas pocas semanas.

“Quería ver la condición física en que estaba y afortunadamente, me siento bien. El trabajo del equipo ha sido muy bueno, con unos y otros esforzándonos desde el inicio y hasta meta”, dijo Quintana después de la etapa.

“Hemos puesto a Bennati a tirar en el llano, para llevar la fuga cerca y poder aprovechar la fuga de Víctor para hacer de ‘puente’. De la Parte ha sido fundamental después en el falso llano, tirando hasta donde ha podido. Y al final me tocaba a mí darlo todo, con Mikel, por detrás, atacando y destruyendo el ritmo que traía BMC, como yo mismo le he dicho”.

«Toda la estrategia nos ha funcionado bien. Es una alegría doble, para mí y para el equipo, al tiempo que para nuestro director José Luis Arrieta, que hoy cumplía años y al que queremos dedicar esta victoria, lo mismo que yo a todos mis compañeros por su gran trabajo.»

Con el par establecido para el liderazgo conjunto en el Tour de Francia, los jefes del Movistar se sentirán aliviados al ver lo mucho que se felicitaron mutuamente por sus esfuerzos después de la séptima etapa. Quintana, quien comenzó el día 45 segundos abajo en Porte, ha reducido su déficit a solo 17 segundos y ahora ocupa el segundo lugar en la general, mientras que Landa saltó a la séptima posición. Todavía hay una contrarreloj individual la última, una disciplina que no se acomoda a ninguno de los dos líderes del Movistar, pero la victoria de etapa le ha dado a Quintana un impulso de confianza.

«Es importante para el propio cuerpo de uno y para el equipo saber que nos encontramos bien de cara al Tour. Hoy queríamos hacer un gran test y el domingo nos queda otro. Habrá que rodar bien, defendernos y hacerlo lo mejor que se pueda. Estos nueve días de competición nos dan más tiempo para rodar y confío que también nos aporten más suerte para julio“.