Peter Sagan (Bora-Hansgrohe)

El VAR hace su debut en el primer monumento del año, la Milán-San Remo será la primera carrera en la temporada en la que se dispondrán de video comisarios, una nueva medida que se utilizará en los Monumentos y en las Grandes Vueltas en 2018.

Por lo tanto, habrá cuatro comisarios de turno en Milán-San Remo. Tres viajarán en autos y en motos dentro de la carrera como es normal, mientras que un cuarto observará los procedimientos en múltiples monitores de televisión desde un camión cerca de la línea de meta.

Una serie de recientes incidentes de alto perfil han resaltado la necesidad de contar con los comisarios de video, que podrán comunicarse con sus colegas durante toda la carrera y alertarlos sobre cualquier infracción.

El remolque ilegal de Gianni Moscon en los Campeonatos del Mundo solo fue descubierto por el jurado de la carrera cuando se reunieron para revisar las imágenes después del final, cosa que un comisario de video podría haber detectado de inmediato, y el italiano podría haber sido descalificado en ese momento y no a finalizar la carrera.

Del mismo modo, el jurado de la carrera en el Tour de Francia, se tomó un tiempo para revisar el incidente en Vittel que vio a Peter Sagan descalificado de la carrera por derribar a Mark Cavendish en un choque. Un grupo de observación de comisarios de video en tiempo real debería acelerar el proceso de toma de decisiones cuando se trata de penalizar las irregularidades en el sprint.

El comisario italiano Gianluca Crocetti será el comisario de video de Milán-San Remo [también desempeñará el papel en el Giro de Italia y el Giro de Lombardía], mientras que el holandés Martijn Swinkels será el presidente del jurado de la carrera y estará en el carrera.

A diferencia de otros deportes, donde el árbitro de video es consultado solo cuando hay una duda, el comisario de video de ciclismo tendrá la misma voz en el proceso de toma de decisiones durante y después de la carrera. El presidente del jurado de la carrera conserva el voto definitivo sobre cualquier incidente.

«Al contrario que el árbitro de video en el fútbol, ​​el comisario de video [de ciclismo] tomará decisiones reales. Cuando en el fútbol es un consejero, en el ciclismo tendrá una voz igualmente pesada en la decisión final», dijo Guy Dobbelaere, que será el comisario de video en el Tour de Flandes y Lieja-Bastogne-Liege al diario Het Nieuwsblad cuando se anunció la medida en diciembre.

«El comisario del video estará en la sala de control móvil en la línea de meta. Allí puede ver todas las diferentes pantallas que tiene el director de televisión. Se filma mucho más durante una carrera ciclista que cuando se está transmitiendo».

Milán-San Remo es quizás una carrera adecuada para probar la nueva medida, dada la polémica del ganador Arnaud Démare de la edición 2016 sobre un posible remolque ilegal del auto de su equipo en la Cipressa después de chocar en el inicio del puerto. Démare y su equipo negaron rotundamente cualquier ilegalidad.

El gerente de Movistar, Eusebio Unzue, dio la bienvenida al comisario adicional y agregó que esperaba que esta medida ayude a limitar el impacto que las motos de televisión pueden tener en una carrera. Aunque Marc Soler de Movistar ganó París-Niza atacando en la etapa final, Unzue sintió que los perseguidores habían disfrutado de demasiado refugio en la estela de las motos de televisión.

“Me parece perfecto. Espero que combatan sobre todo el gran mal que está influyendo en las carreras más que nada, las motos de televisión”, dijo Unzue a El País. “Solo con su rebufo, una moto poniéndose a cinco u ocho metros por delante de un ciclista, son capaces de decidir la suerte de una escapada o la caza de un pelotón. Y se vio con claridad el domingo pasado, en la fuga de la París-Niza, cómo yendo por delante de los que perseguían perjudicaba a los tres de la fuga de Marc Soler, a los que solo enfocaban por detrás. Y de esas cosas se enterarán ahora bien, espero”.