Chris Froome (Team Sky)

Chris Froome (Team Sky) finalizo en la posición 12 en la tercera etapa de Tirreno-Adriático y en momentos se le vio desencajado en las duras rampas del muro final en Trevi. A pesar de ellos, Froome está en una excelente posición de cara a la General de la carrera italiana que es liderada en estos momentos por su compañero Geraint Thomas al ocupar la tercera posición.

El ciclista británico, que corre mientras su caso por los altos niveles de salbutamol continua sin resolverse, ocupa el tercer lugar en la general, después de que su compañero de equipo Geraint Thomas se moviera al primer lugar y asaltar el liderato de la carrera.

Team Sky tomó el control de la carrera en la etapa 3 y marcó el ritmo en la primera ascensión a Trevi. Mientras que varios rivales de la General se redujeron a solo dos o tres ciclistas de apoyo antes del ascenso final, Team Sky aún tenía todo su equipo en las primeras rampas de la escalada final.

Primoz Roglic ataco para ganar la etapa con Adam Yates y Tiesj Benoot completando los tres primeros de la jornada. Froome parecía estar en problemas en la escalada final y perdió contacto brevemente con sus compañeros de equipo en el ascenso de 1,5 km. Se recuperó en los últimos cientos de metros y terminó en el mismo grupo que Mikel Landa, Rigoberto Urán y Romain Bardet, a 10 segundos de Roglic.

«No sabía qué esperar hoy», dijo a los periodistas al cruzar la línea de meta. «Estaba lleno de gasolina. La carrera estaba en ese punto y se estaban abriendo brechas por todos lados».

La etapa reina del sábado culmina con una subida importante a Sarnano Sottotetto. Es la etapa más dura de la carrera y termina con el ascenso de 14.2 km a una altitud de 1.335 metros.

«Hoy fue una etapa muy difícil hasta el final, pero este es un resultado fantástico para nosotros. Tenemos a Geraint a la cabeza, yo en tercera y Kwiatkowski en quinta posición. Creo que eso nos da una posición muy fuerte para la etapa reina. Nos sentaremos esta noche y veremos a lo que nos enfrentamos y luego idearemos un plan».

Froome reconoció que aún no está en su mejor momento. Está apuntando esta temporada al Giro de Italia y al Tour de Francia este año y se mantiene enfocado en las carreras a pesar de la incertidumbre sobre su futuro inmediato y el informe condenatorio que salió la semana pasada del DCMS.

«Todavía es pronto para mí y es parte de mi desarrollo ahora. No estoy en mi mejor momento de forma, definitivamente no estoy en mi mejor momento, pero estoy en camino. Esta es una buena progresión para mí.”

«Es bueno para mí estar de vuelta en las carreteras italianas, especialmente con el Giro en mente. Definitivamente es un estilo de carrera diferente en estas carreteras y en diferentes superficies. Es algo para lo que me puedo adaptar».

Después de Tirreno-Adriático, Froome regresará a entrenamientos en altura:

«Me dirijo a Tenerife después de esto y hago otro bloque allá arriba antes de correr el Tour de los Alpes. Entonces podría hacer otro pequeño campamento antes del Giro».