Wout van Aert

Wout van Aert, triple campeón mundial de ciclocross, ha sido la gran sensación de la Strade Bianche 2018 después de hacer una espectacular carrera y conseguir el tercer lugar del pódium.

El joven ciclista admitió que se había sorprendido de haber sido invitado a la conferencia de prensa previa a la carrera de Strade Bianche y estaba nervioso por sentarse junto a Peter Sagan y Michal Kwiatkowski. Sin embargo, este sábado demostró que las expectativas que lo rodean son verdaderas tras conseguir un tercer puesto en el podio detrás de Tiesj Benoot (Lotto-Soudal) y Romain Bardet (AG2R-La Mondiale) en la carrera del sábado.

Tiesj Benoot (Lotto-Soudal) y Romain Bardet (AG2R-La Mondiale) junto a Wout Van Aert
Tiesj Benoot (Lotto-Soudal) y Romain Bardet (AG2R-La Mondiale) junto a Wout Van Aert

Ayudado por la lluvia que convirtió los tramos destapados de grava en barro, Van Aert demostró que puede traducir con éxito su destreza en el ciclocross a las carreras en el WorldTour.

«No creo que tuviera nada que perder. Hice la ‘temporada cruzada’ y quería hacer estas carreras para aprender tanto como fuera posible. A veces aprendes más con probar y perder que si no lo intentas en absoluto. Esa es mi forma de pensar», explicó después de disfrutar su momento en el podio en Piazza del Campo en Siena.

La nieve durante la semana se derritió antes de la carrera, pero había convertido los 63 kilómetros de caminos de grava en auténticos lodazales, con una lluvia fría que hacia de las condiciones aún más difíciles para los ciclistas.

«Fue una carrera realmente dura, rápida desde el principio y las secciones de grava estaban en mal estado, en realidad mucho peor de lo que pensaba. En realidad, estaba lleno de barro. Para mí, fue bueno porque pude continuar en el frente en las secciones de grava utilizando mis habilidades y no tenía miedo en comparación con los demás. Tuve un buen día».

Van Aert tuvo el coraje de seguir a Romain Bardet cuando el contendiente del Tour de Francia atacó a 45km del final, sintiendo que era el momento adecuado para arriesgarse y poner a prueba sus límites.

«Era un tipo muy fuerte con quien estar en el frente. Creo que tenía el mismo objetivo que yo: anticipar un poco a los demás porque la colaboración en el grupo era mala», explicó Van Aert.

«Al final fue más fuerte, pero tuve suerte de poder mantenerlo en las últimas partes difíciles en los últimos 15km».

Wout van Aert
Wout van Aert

Los esfuerzos hicieron mella en la rampa final empinada hacia la Piazza del Campo cuando Van Aert se detuvo antes de caer literalmente al suelo. Se levantó y corrió con su bicicleta durante unos metros antes de remontar y terminar la carrera.

«Estaba contento de estar en el podio», dijo.

Van Aert ya ganó varias carreras de ruta, pero su actuación en Strade Bianche mejora su condición de ciclista, incluso en una Bélgica enloquecida por el ciclismo. Ya es un tres veces campeón mundial de ciclocross y parece tener las cualidades físicas y mentales para surgir en las carreras de ruta.