Adam Hansen

Por más que lo intente, Adam Hansen parece no poder complacer a todos. El ciclista del Lotto-Soudal es una parte integral del CPA, el sindicato de ciclistas profesionales, y ha dedicado un tiempo considerable en el Tour Down Under para hacer de enlace entre los corredores y los organizadores de la carrera para garantizar que se haya considerado el bienestar de los atletas al exponerlos a temperaturas superiores a 40 grados.

Sin embargo, al final de la etapa 4 un ciclista se acercó a Hansen y lo reprendió por permitir que el pelotón corriera a altas temperaturas. Después del altercado, se pudo ver a Hansen discutiendo en el autobús del equipo Astana, aunque no revelo el nombre del ciclista en cuestión cuando habló con el portal de noticias Cyclingnews.

«Hubo muchos tipos quejándose, pero también muchos muchachos no se quejaban. Solo para nombrar algunos equipos, Movistar, UniSA, BMC, incluso los chicos de Mitchelton decían que no querían cancelar la etapa. No digo todo el equipo, pero algunos de los ciclistas con los que hablé dijeron ‘no, está bien’. Claro, es difícil, pero está bien», dijo Hansen.

«Hubo un corredor que se volvió agresivo. Sé que se perdió un poco, pero después de la meta fui directamente al autobús de su equipo, bajé de la bicicleta y lo enfrenté. Siempre me gusta hablar después de la etapa. Estuvo de acuerdo conmigo y dijo ‘está bien, lo entiendo, y lo siento, fue el calor en carrera».

Hansen trabaja sin salario como parte del CPA y cubre sus propios gastos. Se sorprendió, por decir lo menos, cuando un ciclista lo llamó al final de la etapa, sugiriendo que no quería cancelar la etapa porque quería atacar.

«Entiendo todo eso, pero no me pagan por esto», dijo el ciclista de 36 años. «Lleva mucho tiempo. Lo hago por los ciclistas y no lo hago por mí, lo hago por los futuros ciclistas. No necesito hacer esto, es para la generación más joven. Todas las otras cosas que hace el CPA son para las generaciones futuras de ciclistas: no es para la generación más viejas. Es molesto y ya hemos hecho mucho por los corredores con dos etapas. No todos sienten lo mismo y algunas personas se quejaban. No digo que fue más fácil, solo digo que es lo que es.”

«Los velocistas se quejarán de que es demasiado montañoso, los escaladores se quejarán de que un final de sprint es demasiado técnico. Los chicos se quejaban hoy por el calor y admito que estaba muy caliente y no es agradable hacerlo. No creo que nadie lo haya disfrutado, todavía es una carrera de bicicletas y todos somos humanos, todos tenemos nuestros propios derechos y siempre podemos parar. Al final del día, cada ciclista puede hacer su propia elección para detenerse. Esta eso por un lado y no estoy de acuerdo con eso, ‘no debes empujar a la gente por encima de sus límites’. Bueno, ¿cómo haces en este deporte? Siempre superas tu límite».

Hansen ha estado en constante diálogo con los organizadores de la carrera esta semana. La Etapa 3 se redujo en 26 km y hoy se vio que el inicio de la etapa avanzaba una hora para evitar lo peor del clima cálido. Hansen argumentó que, aunque las condiciones eran difíciles, no eran diferentes a varias otras carreras a lo largo del calendario.

«Ya habíamos comenzado la carrera una hora antes, solo 128 km, que es lo mismo que ayer. Creo que ayer fue alrededor de 120 km o más, por lo que es la misma distancia que ayer, pero una hora antes. En cierto sentido, son mejores las condiciones que ayer», dijo.

«Me pone en una situación difícil porque, sí los tipos que no les gusta son los que se quejan, y los que no tienen ningún problema son neutrales. Así que todos los que vinieron a quejarme se quejaron. Luego hago una ronda y pregunto a otros equipos, pero dicen que está bien.”

«Algunos de los chicos españoles decían que si haces una carrera en España en el verano, es lo mismo. A veces en el Tour también puede ser tan caliente como esta, pero es de 200 km o 240 km. detente puedes parar, pero no todos quieren parar».