Chris Froome (Team Sky)

Los expertos legales y científicos contratados por Chris Froome después de su lectura anormal de salbutamol en la Vuelta a España el pasado mes de septiembre están siguiendo una línea de investigación sin precedentes vinculada a un mal funcionamiento en la función renal del ciclista británico.

Según el diario francés L’Équipe, los asesores de Froome esperan demostrar que este mal funcionamiento provocó que el ciclista del Team Sky registrara un nivel de salbutamol dos veces superior al límite permitido en la 18ª etapa de la Vuelta.

El diario deportivo francés informa que las lecturas de salbutamol de Froome en los días anteriores de la prueba anormal fueron muy bajas. Tras descartar la hipótesis de deshidratación sugerida inicialmente como una posible causa de un aumento en la concentración de salbutamol y decidirse contra una opción farmacocinética que podría haber demostrado que factores externos fueron la causa debido a la dificultad de volver a recrear las mismas condiciones de ese día, se dice que los expertos se están enfocando en esta nueva hipótesis.

[irp posts=»7110″ name=»Richie Porte: “Lo de Froome es una pena. Escuché las noticias y estuve en estado de shock «]

Los científicos pretenden demostrar que, en lugar de excretar los metabolitos del salbutamol después de haber sido procesado por el hígado, los riñones de Froome no funcionaron correctamente y se acumularon. Cuando sus riñones comenzaron a funcionar correctamente otra vez, lo excretaron en los niveles altos que dieron lugar a la lectura de prueba extremadamente elevada el 7 de septiembre.

L’Equipe dice que Froome y Sky -que niegan exceder las dosis permitidas de salbutamol- aún tienen que pasar su expediente que contiene su defensa a los expertos científicos de los Servicios Legales Antidopaje de la UCI (LADS), pero que el LADS ya ha traído en su propio especialista renal con esto en mente.

Chris Froome
Chris Froome se mantiene entrenando en Sudáfrica – Foto: @CheLeighPhoto

La clave para Froome es que si el LADS está convencido de que la explicación presentada por su equipo de expertos es válida, se declarara inocente al ciclista y se confirmará su victoria en la Vuelta. Sin embargo, la Agencia Mundial Antidopaje y la Agencia Antidopaje del Reino Unido podrían impugnar esta decisión en el Tribunal de Arbitraje del Deporte.

Si, por otro lado, los expertos de Froome no pueden satisfacer a los expertos del LADS, tendrá que aceptar la sanción impuesta. Como el ciclista británico no ha admitido haber superado los niveles permitidos por error, como fue el caso de Diego Ulissi en 2014 -el italiano recibió una suspensión de nueve meses- la sanción impuesta probablemente sea de dos años. Si Froome se niega a aceptar la sanción, el caso pasará al tribunal antidopaje de la UCI y podría continuar al CAS.

[irp posts=»7330″ name=»Bardet sobre el caso Froome: “Me cuesta imaginar que un ciclista con una dosis tan alta de Salbutamol pueda estar limpio”»]

Lo que L’Equipe describe como la defensa de «todo o nada» de Froome podría llevar a que el ciclista británico reciba una suspensión de dos años, su despido por parte del Team Sky y, potencialmente, dado que tiene 33 años, el final de su carrera.

Su abogado, Mike Morgan, se especializa en casos como este. Morgan ha representado a Alberto Contador, Lizzie Deignan, Johan Bruyneel, la tenista Maria Sharapova y los futbolistas Kolo Touré y Mamadou Sakho con diversos grados de éxito. Sin embargo, como señala uno de los compañeros de Morgan a L’Équipe, «cualquiera que sea la calidad del abogado involucrado, solo pueden ganar casos ganadores».

Con Froome todavía programado para correr en el Giro de Italia, el director de carrera Mauro Vegni espera una resolución rápida del asunto. «Sigo confiado y espero que todo se aclare, para Froome, para los intereses del Giro y para el ciclismo en general», dijo Vegni.

[irp posts=»7332″ name=»El director del Giro de Italia pide a UCI que solucione el caso de salbutamol de Chris Froome»]

«Tengo muchas ganas de escuchar el resultado final, porque no hay manera de que acepte una solución de compromiso como fue el caso de Alberto Contador en 2011, que ganó el Giro y luego fue despojado del título como resultado de una prueba positiva antidopaje en otra carrera.”

«Se descubrió que Froome era positivo en septiembre de 2017 y el Giro tendrá lugar en mayo de 2018. Por lo tanto, las autoridades tienen ocho meses para encontrar una solución. Me gustaría pensar que es suficiente, de lo contrario reduciría la confianza en nuestra capacidad para administrar nuestro deporte. El público no lo entendería, y yo tampoco».