Chris Froome

No importa cómo Team Sky intente resolver esta situación en particular, no hay forma de escapar de los hechos. El 7 de septiembre, en una prueba antidopaje de rutina realizada en la Vuelta a España, Chris Froome superó el límite permitido de Salbutamol. Las muestras A y B recogidas confirmaron que el líder del Team Sky tenía el doble del límite legal de 1,000 ng/ml del medicamento para el asma en su sistema.

Aunque no es estrictamente una prueba positiva, y debe destacarse que Froome no ha sido suspendido en este momento, el líder del Team Sky tendrá a partir de hoy una dura lucha en mantener su reputación, sin mencionar el título de la Vuelta que ahora podría ser eliminado de su palmarés. Sin embargo, sin un cronograma fijo para el caso, y con los abogados ahora como los protagonistas más importantes en cualquier forma de resolución, Team Sky una vez más se encuentra en el centro de la polémica.

[irp posts=»6641″ name=»La UKAD pone fin a la investigación al Team Sky y Wiggins por denuncias de dopaje»]

A diferencia de la reciente polémica de la “bolsa Jiffy”, Team Sky fue rápido en su respuesta a las noticias que rodean a Froome. Antes de que la declaración de la UCI fuera liberada al público, la escuadra WorldTour, consciente de que Le Monde y The Guardian estaban publicando informes sobre el asunto, emitió una declaración en la que mencionaban la cooperación con las autoridades y el suministro de pruebas relevantes. Pero lo que también se destacó dentro de la declaración cuidadosamente redactada fue cuánto de esto fue sobre Froome, y no sobre el equipo.

En la primera parte del comunicado, por ejemplo, las primeras tres palabras que se repitieron en oraciones sucesivas, fueron «Chris Froome responde». No el equipo, sino «Chris».

Luego, analice la insistencia de Dave Brailford de «Tengo la mayor confianza de que Chris siguió las indicaciones médicas». De hecho, Team Sky menciona a Froome cinco veces. Menciona el nombre de Team Sky solo una vez, cuando presentan a un médico aún no identificado que ofreció consejo médico a Froome durante la Vuelta. La única persona que enfatiza «el equipo» es el propio Froome.

Esto tiene el potencial de ser un completo desastre para la reputación del Team Sky y es un escándalo que una vez más amenaza la existencia del escuadrón. La insistencia de Brailsford de que «por supuesto, haremos lo que podamos para ayudar a abordar estas cuestiones» no es del todo tranquilizador, dado que él y el equipo no pudieron proporcionar ningún dato o evidencia crucial en el caso de Bradley Wiggins.

En cuanto a los precedentes, la UCI tiene una serie de casos en los que puede recurrir a Salbutamol. En 2014, el  ciclista italiano Diego Ulissi recibió una suspensión de nueve meses cuando devolvió una lectura de 1920ng/ml, o unos 80 ng/ml menos que Froome, en el Giro de Italia 2014. Ulissi luchó por explicar niveles tan altos, a pesar de someterse a pruebas especiales en Suiza para replicar las condiciones.

Alessandro Petacchi fue castigado con una suspensión de un año en 2007 cuando arrojo un resultado de 1320ng/ml, pero Leonardo Piepoli fue despejado durante el mismo año después de regresar lecturas similares.

Posible suspensión

Por ahora, el caso está en el limbo. Froome ya ha enviado a la UCI su primera presentación de pruebas, pero eso se hizo dentro de las dos semanas posteriores a la notificación inicial del 20 de septiembre, el día de la contrarreloj del Campeonato Mundial en Bergen. La UCI tiene sus abogados, Team Sky tiene los suyos, y uno puede suponer que Froome incluso tiene su propio abogado que revisa los procedimientos.

Ulissi devolvió su hallazgo analítico adverso en mayo de 2014, pero no fue sancionado finalmente hasta enero del año siguiente, lo que significa que cualquier plan de Froome que compita en el Giro de Italia en mayo también podría verse comprometido. Si Froome fuera a recibir, por ejemplo, la misma prohibición retroactiva de nueve meses que le fue entregada a Ulissi (y a Alexandre Pliuschin, quien también devolvió una prueba positiva de Salbutamol en 2014), entonces sería suspendido hasta junio de 2018.

En cuanto al Team Sky, esto hace bajar el telón en un año eclipsado por la controversia y podría llevarlos a terminar la posición de Froome en el equipo si quieren mantener su postura de tolerancia cero.

[irp posts=»6664″ name=»Ex entrenador de Wiggins defiende el uso de las TUE para la búsqueda de “ganancias marginales”»]

La saga del Jiffy-bag sugería una incapacidad para hacer un seguimiento de los registros médicos, lo cual los veía enfrentar preguntas sobre sus estándares éticos y dejaba sus afirmaciones de ser transparentes y limpios mal parados. Otros golpes recibidos por el Sky vinieron a través de Josh Edmondson, el comportamiento repugnante de Gianni Moscon en el Tour de Romandía e informa que los ciclistas querían que Brailsford se retirara, pero la posición actual de Froome amenaza con desbordar todo lo que le precedió.

En 2011, cuando Froome surgió de la oscuridad para terminar segundo en la Vuelta a España, Team Sky tomó la decisión de ofrecerle un nuevo contrato y formar un equipo a su alrededor. Se convirtió en su ciclista franquicia y esa decisión condujo al éxito.