Alberto Contador (Trek-Segafredo)

Alberto Contador (Trek-Segafredo) aposto y perdió en la etapa de montaña más difícil de la Vuelta a España, atacando en la penúltima subida de El Purche y abriendo una brecha de poco más de un minuto con el líder de la carrera Chris Froome (Team Sky). Pero finalmente, su movimiento se desvaneció.

El ataque de Contador llegó junto al mejor escalador de la carrera de este año, Miguel Ángel López (Astana), y el colombiano resultó ser un aliado invaluable. Los dos se juntaron con Romain Bardet (AG2R La Mondiale) y Steven Kruijswijk (Lotto NL-Jumbo) en el largo ascenso a Sierra Nevada en lo que parecía ser un formidable cuarteto de escalada.

Sin embargo, un contraataque de Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida) provocó una aceleración de Sky y luego el ritmo implacable de Mikel Nieve (Team Sky) a la cabeza del grupo del líder redujo los márgenes de tiempo.

López, al darse cuenta de que Sky se estaba cerrando rápidamente la diferencia, ataco solo, dejando a Contador. El español rápidamente fue capturado por el grupo y a falta de un kilómetro cuando Ilnur Zakarin (Katusha-Alpecin) atacó no aguanto el ritmo y se descolgó. Contador finalmente perdió 40 segundos con Froome, casi todo el tiempo que había recuperado con su espectacular ataque en Antequera el jueves.

Contador insistió después en que no tenía «remordimientos por atacar, porque este es mi estilo de carrera, me gusta hacer eso. Sólo sentarme allí en el pelotón es algo que no puedo hacer, es complicado para mí”.

Una escapada de 22 kilómetros, casi toda cuesta arriba, fue un esfuerzo impresionante por parte del veterano español, aunque la impresión de que apenas perturbaba al Team Sky era difícil de evitar.

«Si quisieras ver lo que iba a pasar detrás (en el grupo del líder) tenías que ser valiente, pero Sky tiene un gran equipo y el viento fue extremadamente fuerte en lugares. Finalmente, pagué el precio. Supermán era un buen compañero de equipo pero yo estaba trabajando más duro al principio del ascenso y él no estaba trabajando tanto, quizás por órdenes de equipo, y así hubo muchos cambios de ritmo. Bardet ayudó un poco, pero fue difícil para él.”

Después de haber caído al noveno puesto de la general, a 3:59, Contador fue notablemente vago acerca de cuáles eran sus objetivos para la última semana, diciendo simplemente: «Quiero disfrutar, al igual que he estado disfrutando hasta ahora. Vamos a tomarlo día a día.»