Romain Bardet

En tercer lugar, después de haber puesto a Chris Froome (Team Sky) bajo una presión muy sentida al final de la jornada extremadamente montañosa de la novena etapa, Bardet se está sintiendo más que optimista. De hecho, el ciclista del AG2R afirmó que nunca se había sentido tan fuerte en la primera semana del Tour.

«Mi única preocupación es que no haya llegado a mi estado de forma demasiado pronto, quiero aprovechar al máximo esta situación», dijo Bardet, hablando a la prensa en una sala de conferencias abierta de un hotel en las afueras de Bergerac. «Estoy muy contento con mi nivel, pero años de experiencia me hacen prudente.»

La satisfacción de Bardet era palpable a pesar de sus palabras típicamente medidas y una aparente renuencia a lanzar cautela cuando se le preguntó acerca de sus posibilidades. Actualmente está a 51 segundos detrás de Froome.

«No sé si puedo conseguirlo», dijo Bardet cuando se le preguntó si la camiseta amarilla era un sueño imposible. «De cualquier manera, estoy trabajando duro para intentar conseguirlo. Eso va a ser complicado, Sky es muy fuerte, tienen cuatro ciclistas que pueden establecer un ritmo fuerte en las montañas. Estoy manteniendo los pies en el suelo.”

Bardet dijo que realizó un minucioso reconocimiento de Peyragudes y de los cols que le preceden el jueves con un recorrido de 214 kilómetros a través de los Pirineos, que describió como un maratón para escaladores. Junto con la corta etapa del día siguiente a Foix, es la primera mitad de lo que Bardet calificó de un «intenso» desafío de montaña. Agregó que estaría en busca de momentos inesperados para atacar, al igual como hizo en el descenso del Mont du Chat en la novena etapa.

Aclarando sus observaciones más optimistas con cautela, Bardet dijo: «Tenemos que tener cuidado, el ranking no está aún definido en piedra en lo absoluto. Es mejor estar en el lugar en el que estoy, pero aún no se ha ganado nada. Aún queda un largo camino por recorrer.”

En el lado positivo, Bardet observó que «ser capaz de responder a los ataques de Froome es muy tranquilizador. Si hubiera podido romper con nosotros en la Planche des Belles Filles o en el ascenso del Mont du Chat, lo habría hecho”.

La fortaleza del equipo AG2R La Mondiale, dijo Bardet, fue otra señal alentadora. «Sin nosotros ayer [etapa nueve] no habría sido más que una procesión real llevada por el Sky», insistió. «Tenemos un papel que desempeñar, somos agitadores. Ese es el tipo de carreras de bicicletas que me encanta».

Aun así, Bardet tenía una advertencia. «No sé si Froome es más fuerte que el año pasado. Pero definitivamente es más fuerte que hace un mes”.

La pregunta clave, por supuesto, es donde se encuentra el límite físico de Froome. Si, como ha dicho Sky, esperan que se haga más fuerte a medida que avanza la carrera, entonces podría ser que Bardet lo tenga muy difícil para desafiar al británico en los Pirineos. Pero al menos parece decidido a intentarlo.

A Bardet se le pidió que dijera sus expectativas al público en general sobre lo que puede lograr en el Tour.

«Sé que hemos estado esperando a un sucesor en Francia para Bernard Hinault desde 1985. Cuando ganó el Tour, sin embargo, yo no había nacido, no forma parte de mi propia historia».