Arnaud Démare (FDJ)

Si los comisarios de la UCI querían enviar un mensaje a los equipos de sprinter al expulsar a Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) del Tour de Francia después de la etapa 4, parece que tendrán que buscar otra estrategia.

El final de la etapa 6 en Troyes estuvo libre de accidentes, y Marcel Kittel (Quick-Step Floors) ganó su segunda etapa de la carrera por delante de Arnaud Démare (FDJ) y André Greipel (Lotto Soudal), pero las maniobras riesgosas entre los velocistas no parecen seguir.

Pero el Francés Arnaud Démare (FDJ) parece importarle poco las advertencias que hacen los comisarios a bajar la intensidad y a cumplir las reglas cuando se trata del sprint.

A medida que los sprinters y sus lanzadores llegaban a la línea de meta, Démare subió de manera temeraria por el lado derecho de la carretera a lo largo de las barreras –la misma acción realizada por Mark Cavendish (Dimension Data) y que le ocasionó una escápula rota- y luego utilizó un empujón con su cabeza para mover a Edvald Boassan Hagen para crear el espacio que necesitaba para pasar.

Boassan Hagen sacudió la cabeza mientras Démare pasaba, y el hombre del Katusha-Alpecin, Marco Haller, se le vio enfadado con un movimiento de su brazo derecho para protestar porque Démare también había golpeado su manillar.

Más incriminaciones llegaron después de terminar la etapa cuando los ánimos se caldearon en la recta final y entre los autobuses. El lanzador de Démare, Jacopo Guarnieri, apuntó con el dedo al corredor del Cofidis Nacer Bouhanni, cuya rueda Démare había picado severamente dos días antes en el final de la etapa 4.

«Bouhanni es un idiota», dijo Guarnieri en una entrevista televisiva después de la etapa. «Él no sólo me pasó, también metió la rodilla en mi manillar, él es un estúpido, siempre está haciendo que la gente se caiga, sabemos que es así, probablemente está molesto con nosotros porque siempre pierde…”

Guarnieri luego se disculpó en Twitter por el lenguaje que usó en la entrevista, pero no por lo expresado.

«Pido escusas por decir malas palabras en TV»

Cuando los medios de comunicación rastrearon a Bouhanni, él declinó a responder, diciendo a los reporteros que podrían esperar a que él saliera del autobús, pero él no iba a hablar.

«Hey @jacopoguarnieri es el burro hablando de caridad? Con sólo mirar en el último kilómetro de ayer y de hoy. #nocoment»

Bouhanni sí tuvo una respuesta para Guarinieri en Twitter diciéndole a Guarnieri que vuelva a ver el video del último kilómetro de la etapa 4.

Muchos creen que el jurado de la UCI decidió descalificar al actual campeón del mundo después de la etapa 4 en parte para enviar un mensaje a los equipos de sprinter para que se calmaran los ánimos, pero la polémica de la etapa 6 muestra que está muy lejos.

John Degenkolb hablo en una entrevista posterior a la carrera con NBC Sports después de la etapa 6, en la cual cuestionaba la toma de decisiones de Démare, pero no condenando abiertamente sus acciones.

«Cuando ves los metros finales, sobre todo el hueco que Démare atravesó – yo estaba atrás para verlo directamente – pero cuando lo ves desde la vista superior, creo que casi no hay espacio, es muy, muy apretado allí. De hecho, se alejó de su línea y atravesó una brecha muy pequeña.»

«Tienes que tomar las decisiones correctas, y mientras todo vaya bien, no hay problema, pero cuando termina como Cavendish y yo en el suelo, entonces no es tan bueno», dijo Degenkolb, añadiendo que Démare hizo un movimiento similar en la etapa 4.

Cuando se le preguntó si estaba sorprendido por el nivel de agresión en el sprint dos días después de un incidente que vio a dos de los mejores ciclistas del deporte salir de la carrera, Degenkolb tuvo una respuesta simple.

«Creo que es el Tour de Francia», dijo. «Es el nivel más alto y todos quieren tener éxito, todo el mundo quiere tener una victoria aquí, es difícil de describir».